Bienestar

Riesgos de una cirugía de cataratas

Es evidente que una cirugía de cataratas puede hacer que recobres tu visión, pero siempre existen algunos riesgos que debes considerar.

Las cataratas hacen referencia a la condición en la que la lente o cristalino del ojo se vuelve opaca, impidiéndole así el correcto flujo de luz. Por este motivo, la cirugía de cataratas consiste en retirar la lente opaca y sustituirla por una artificial del todo transparente.

Aunque en la mayoría de los casos, la cirugía de cataratas se realiza sin inconveniente, sí que existen excepciones en las que pueden surgir ciertos problemas derivados de la operación. Es importante estar atento a cualquier síntoma que pueda surgir y mantener unos canales de comunicación abiertos con el oftalmólogo en cuestión durante las primeras semanas tras la operación.

Posibles riesgos tras una cirugía de cataratas

  • Infección: los gérmenes que pueden entrar en tu ojo durante la operación (o posterior a la intervención) pueden causar una infección. Esto se manifestará en forma de dolor, enrojecimiento, visión borrosa y secreciones. Para tratar la infección, se inyectarán antibióticos en el ojo.
  • Inflamación: un poco de hinchazón y enrojecimiento tras la operación es normal. Ahora bien, si la hinchazón resulta demasiado incómoda o empeora con el transcurso de los dias, debes recurrir a tu oftalmólogo.
  • Desprendimiento de la retina: ocurre cuando la retina se mueve de su emplazamiento original. Este problema puede causar la pérdida total de la visión si no se corrige y debes acudir con premura al oftalmólogo si una parte de tu campo de visión está negra, si ves puntitos oscuros en tu campo de visión, o si ves destellos de luz.
  • Fragmentos de lente: cuando se retira el cristalino opaco de tu ojo, pueden quedar en él pequeñas partes del cristalino, que si son demasiado grandes, pueden causar inflamación. Se necesitará cirugía para sacarlos.
  • Acumulación de líquidos en la retina: tras la cirugía, los capilares del ojo pueden romperse e inundar el ojo impidiendo una correcta visión. Una gotas para los ojos recetadas por tu médico suelen ser suficiente para remediar el problema.

operacion cataratas

  • Luxación de la lente intraocular: la lente artificial colocada durante la cirugía puede desplazarse ligeramente, provocando visión borrosa o doble. Se necesita una nueva cirugía para solventar este problema.
  • Opacificación capsular: La cápsula posterior del cristalino se deja en su lugar con la finalidad de colocar la lente intraocular. Esta cápsula puede opacificarse con el tiempo, a esto se le llama “lentilla sucia” y se corrige con un procedimiento láser en la consulta de Oftalmología.
  • Inflamación de la córnea: la córnea es la parte frontal y transparente del ojo. Puede inflamarse y enturbiarse después de la cirugía, lo que dificulta la visión. Se trata con gotas para los ojos.
  • Sangrado: es poco probable, pero en ocasiones los vasos sanguíneos que irrigan el ojo comienzan a sangrar. La acumulación de sangre puede acabar en una pérdida total de la visión. Se puede solucionar con gotas, y si no funcionase, se tendría que recurrir a una cirugía.
  • Presión ocular alta: la cirugía puede aumentar la presión en el ojo, lo que se llama hipertensión ocular. Se puede tratar con gotas para los ojos, inyecciones o pastillas.
  • Disfotopsia: puede darse en estado negativo, cuyo principal efecto es una sombra en los bordes del campo de visión; y en estado positivo, en el que el paciente ve destellos de luz. Suele desaparecer solo, aunque si no lo hace, se necesitarán gotas para los ojos y cirugía en última instancia.
  • Párpado caído: también llamado ptosis, es una condición relativamente común tras la cirugía y consiste en que el párpado no se abre todo lo posible, sino que queda a media altura. Suele desaparecer, aunque si no lo hace, se necesitará cirugía.

Si estás planteándote hacerte una cirugía de cataratas, es importante saber los posibles riesgos que puede acarrear esta operación. Aunque es importante también que consideres que el principal beneficio es recuperar tu visión, y eso no tiene precio.