Deporte, Niños, Padres

Qué deportes son mejores para nuestros hijos según su edad

Saber elegir el deporte más adecuado a la edad de nuestros hijos tiene importantes efectos positivos, tanto en su desarrollo físico como emocional.

El deporte tiene importantes beneficios para los niños y mejora su vida, tanto a nivel físico como mental. Por eso es importante comenzar a generar el hábito de practicar ejercicio desde la infancia. Pero también es fundamental que tengamos en cuenta que el cuerpo y la mente tienen unas necesidades diferentes a cada edad. A continuación, te contamos por qué es bueno practicar ejercicio físico en la infancia y qué deportes puedes animar a practicar a tus hijos según su edad.

Por qué es bueno hacer deporte en la infancia

Hacer deporte es beneficioso a cualquier edad, por eso es necesario comenzar a inculcar a los niños unos hábitos de vida saludables desde que son pequeños. De esta forma, al llegar a la edad adulta, habrán asimilado el ejercicio como parte de su vida cotidiana. Además, tendrán un hobby que resultará muy positivo para su desarrollo personal.

El deporte aporta a los niños múltiples beneficios: les ayuda a estar en buena forma física, a adaptarse a las rutinas, a mejorar su coordinación, resistencia y fortaleza, potencia su salud, previene la obesidad infantil, aumenta sus defensas, mejora su autoestima, les ayuda a conocerse mejor a sí mismos y a su cuerpo, les enseña a potenciar sus habilidades y a aceptar sus limitaciones.

También les ayuda a socializar, a cooperar en grupo, a descansar y rendir mejor y les proporciona una sana afición en la que emplear su tiempo libre de una forma saludable, lo que es importantísimo de cara a la adolescencia para prevenir conductas inadecuadas o el abuso de prácticas sedentarias como ver la televisión o jugar con la videoconsola.

El cuerpo del ser humano cambia con el paso del tiempo y a medida que se desarrolla. Por eso, las características físicas a cada edad son diferentes. El cuerpo de los niños pequeños aún no está formado, sino que está en plena fase de crecimiento. La práctica habitual de una actividad favorece el buen desarrollo físico y mental de los pequeños.

Es importante que el principal medio de acercamiento de los niños al deporte se realice mediante el juego. También que escojamos las actividades físicas más adecuadas a su nivel de desarrollo, a las necesidades específicas de dada edad y a las habilidades propias de cada etapa de crecimiento.

Qué deporte es bueno hacer desde los 0 meses

Yoga para bebés

El yoga para bebés favorece el desarrollo psicomotor del niño. Es una actividad que pueden realizar los papás y mamás junto a sus bebés, siendo una disciplina tan beneficiosa para el bebé como para ellos. Potencia la conexión emocional entre el bebé y sus padres, la relajación y el bienestar físico y emocional del niño y de los adultos que lo practican con él.

Además, es un hábito saludable que puede transmitirse al bebé desde incluso antes de su nacimiento, ya que las clases de yoga para embarazadas están enfocadas a mejorar la salud de la madre, prepararla de cara al parto y beneficiar el desarrollo del feto.

Desde el nacimiento, y con bebés menores de 1 año, es el adulto el que realiza los movimientos al niño. A partir del año, la participación del pequeño en la sesión de yoga es más activa. A partir de los 3 años, las sesiones ya se dirigen específicamente a los niños.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 6 meses

Natación desde bebés

La matronatación o natación para bebés no son exactamente clases de natación tal y como solemos entenderlas. Tiene como objetivo familiarizar a los pequeños con el medio acuático y estrechar el vínculo de confianza entre el niño y sus padres, que se sumergen con él en el agua para darle seguridad, y a quienes un monitor les explica cómo deben sostener al niño, cómo deben hacer los ejercicios con él y cómo deben deslizarlo sobre el agua.

La natación para bebés se basa en la práctica de una serie de sencillos juegos de estimulación. Además de favorecer el desarrollo del niño, también se consigue que los bebés aprendan a mantenerse a flote, a darse la vuelta en el agua para evitar ahogarse en caso de caída y a contener la respiración bajo el agua, unas habilidades que el bebé terminará por poner en práctica de forma automática en cuanto entre en contacto con el agua.

Ejercicios de motricidad gruesa y fina

Los ejercicios de psicomotricidad son útiles para potenciar las capacidades motoras de los bebés y sus habilidades sensoriales. Estos pueden realizarse fácilmente en casa con la ayuda de un gimnasio o una manta de actividades infantil que anime al bebé a mover sus piernecitas y brazos, a dar pataditas, a agarrar y soltar objetos, etcétera.

Los juegos de motricidad benefician el desarrollo sensorial, físico y cognitivo de los peques, potencian la coordinación motora y fortalecen el tono muscular. Todo ello favorece la sedestación y el gateo, dos fases primordiales del desarrollo en la infancia que anteceden a los primeros pasos del bebé.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 2 años

Baile

A todos los bebés les encanta bailar y son capaces de moverse al son de la música de forma innata desde prácticamente su nacimiento. Los cursos de baile infantil les introducen en el mundo del baile y la música, aprovechando sus múltiples beneficios físicos y psíquicos: concentración, flexibilidad, coordinación, ritmo musical, trabajo en equipo, expresión corporal, elasticidad, agilidad, forma física, tono muscular, estado de ánimo alegre y positivo, etcétera.

Antes de los 4 años de edad, los niños no están listos para tomar clases de baile con una estructura formal, pero sí pueden tomar clases de movimiento. Están destinadas a niños de entre 2 y 3 años de edad y en ellas los pequeños desarrollan sus destrezas motoras mediante juegos. Normalmente, los padres acuden a estas clases y participan con sus hijos.

Golf

El golf es un deporte de exterior que supone la práctica de habilidades para la concentración, relajación y paciencia. Permite caminar y disfrutar al aire libre, por lo que resulta un deporte ideal para el desarrollo físico y mental de los niños.

Aunque los clubes de golf empiezan las clases en grupo a partir de los 4 años, existen kits adaptados para niños a partir de 2 años. A los 2 años se practica con palos y bolas de plástico de forma más libre y menos formal, en compañía y bajo supervisión de los padres. De 4 años en adelante, se utilizan palos a medida especiales para niños y adaptados a su altura y peso.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 3 años

Natación

La natación es el deporte por excelencia y uno de los más completos que existen, tanto para niños como para adultos. Mejora la coordinación y la resistencia, potencia la disciplina trabajando la relación entre esfuerzo y resultado, relaja, abre el apetito, tonifica el cuerpo, favorece la formación ósea, aporta fuerza y resistencia física, favorece la sociabilidad, mantiene en buena salud a los niños y es muy aconsejable para corregir problemas posturales desde la infancia.

Gimnasia

La gimnasia para preescolares concibe el ejercicio como un juego, por lo que resulta perfecta para los niños pequeños. A través de diferentes y divertidas actividades se fomenta que los niños caminen, corran, gateen, repten, rueden, salten, escalen, lancen y cojan objetos y boten pelotas.

El mejor juego de gimnasia posible para estas edades es combinar la música con el ejercicio. Así los monitores motivan al niño con canciones específicas para cada actividad. También se les ofrece diversos materiales (pelotas, colchonetas, etcétera) para que puedan realizar los ejercicios y practicar gimnasia de forma segura.

De esta forma, se mejoran las habilidades y destrezas infantiles y los niños aprenden a controlar su cuerpo y a coordinar el tren inferior con el superior de forma lúdica y gradual. Además, los juegos que se practican en las clases de gimnasia para niños también sirven para mejorar sus cinco sentidos.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 4 años

Artes marciales

Las artes marciales como el taekwondo, el judo o el kárate favorecen la coordinación de movimientos, la velocidad, la agilidad, la fuerza y los reflejos. Son actividades progresivas que se adaptan fácilmente a la evolución individual de cada niño, por lo que es posible comenzar a practicarlas desde muy pequeños.

También tienen importantes efectos positivos a nivel psicológico y como parte de la educación de los niños, ya que todas ellas son disciplinas que enseñan autocontrol, relajación y respeto por el adversario.

Yoga para niños

A los 4 años, los niños ya pueden alcanzar cierto grado de concentración y son capaces de entender cómo deben practicar cada ejercicio sin necesidad de que sus padres guíen sus movimientos. El yoga les enseña a relajarse y a tranquilizarse mediante ejercicios de respiración, les ayuda a controlar su mente a la vez que ejercitan su cuerpo.

Otros beneficios de esta actividad son un aumento en la capacidad de concentración y la eliminación del estrés cotidiano. También mejora la elasticidad y el tono muscular de los niños y les ayuda a evitar futuros problemas de espalda.

Montar en monopatín

Deslizarse con un monopatín, además de ser divertido, fomenta la coordinación y el equilibrio de los niños. También mejora su fuerza, su resistencia y su flexibilidad, así como su capacidad cardiovascular. Es una actividad lúdico deportiva de lo más interesante, ya que permite mejorar las relaciones sociales cuando se practica en grupo.

Eso sí, siempre se deben respetar las normas de seguridad, como son el uso de casco y protecciones de las extremidades y practicar este deporte con la supervisión directa de un adulto.

El monopatín es un deporte económico que también sirve como medio de transporte haciendo a los niños más autónomos, aliviando su estrés y aportándoles bienestar físico y emocional, ya que el skateboarding es un deporte aeróbico que les ayuda a liberar endorfinas.

Esquí

Las clases de esquí con monitor y en grupo comienzan aproximadamente a los 4 años de edad. Es un deporte al aire libre que se practica en escenarios ideales para el disfrute del pequeño. En el terreno físico, mejora el equilibrio y fortalece la musculatura. En el terreno personal, favorece el contacto del niño con la naturaleza y el vínculo familiar, ya que es perfecto para practicarse en familia.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 5 años

Ciclismo

A los niños les encanta montar en vehículos con ruedas desde que son pequeños. Los correpasillos, triciclos, bicicletas sin pedales y bicis con ruedines forman parte de la infancia de todos ellos. Por eso, el ciclismo es un deporte con el que se sienten familiarizados desde muy pequeños y es fácil motivarles para seguir practicándolo con el paso del tiempo.

Aproximadamente a los 5 años, la mayoría de los niños pequeños se desprenden de los ruedines y están preparados para practicar este deporte, que además es una actividad excelente para compartir en familia y ofrece múltiples beneficios para los más pequeños, tanto cognitivos, como educativos y sociales.

A nivel físico, todo son beneficios: aumenta la resistencia, la velocidad y la agilidad, estimula la coordinación y el equilibrio, mejora las articulaciones, refuerza el sistema inmunitario, aumenta la capacidad respiratoria, mejora el sistema circulatorio, previene dolores de espalda, fortalece los huesos, combate la obesidad, favorece el flujo de la sangre…

Asimismo, permite a los niños disfrutar más tiempo del aire libre y aumentar así su bienestar personal. A nivel psicológico también tiene ventajas: incrementa la autonomía y la autoestima, reduce la ansiedad y el estrés, y eleva el estado de ánimo.

También fomenta el desarrollo de valores sociales como el compañerismo y el encuentro social. Es un deporte que crea conciencia ecológica, ya que los niños aprenden desde muy pequeños a utilizar la bicicleta como medio de transporte. Eso sí: debemos acostumbrar a los peques a llevar casco para prevenir golpes en caso de caída.

Patinaje

El patinaje es un deporte muy divertido que también puede practicarse en grupo, favorece el equilibrio y refuerza la musculatura de las piernas. No obstante, también es necesario tomar ciertas medidas de seguridad, protegiendo la cabeza, las rodillas, los codos y las muñecas ante el riesgo de caídas.

Es un deporte saludable y ameno que activa la circulación sanguínea, desarrolla la concentración y el control del aprendizaje, quema calorías, mejora la resistencia física y fortalece el pulmón y el corazón.

Deportes de pala o raqueta

El tenis, el paddle, el bádminton o el ping-pong son deportes técnicamente exigentes que pueden iniciarse entre los 4 y los 6 años, dependiendo del desarrollo psicomotor del niño.

Su iniciación ha de realizarse siempre en pequeños grupos y con un monitor especializado. Sus principales beneficios son que proporcionan resistencia y potencia, a la vez que favorecen la coordinación viso-manual.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 6 años

Gimnasia rítmica/artística

Su práctica favorece la coordinación, la elasticidad y la flexibilidad. También potencia los movimientos corporales y el sentido del ritmo. Puede empezarse a practicar una o dos horas por semana partir de los 5 años y a modo de diversión.

Las actividades mediante una coreografía bailada estimulan la expresión corporal, el oído musical y la memoria, pero han de tenerse presentes ciertas precauciones para evitar lesiones o interferencias con el desarrollo del niño, especialmente a la hora de realizar ejercicios con pesas o aparatos hasta alcanzar una edad adecuada.

Escalada

A partir de los 6 años, los niños ya han desarrollado por completo todas sus habilidades motoras. Es el momento ideal para comenzar a practicar otro tipo de deportes, como la escalada. En realidad, es una actividad con la que ya están familiarizados pues muchas estructuras lúdicas al aire libre incluyen ejercicios de este tipo en sus parques infantiles.

Se puede practicar tanto en rocódromos de interior como en espacios naturales, pero es necesario hacerlo en las instalaciones adecuadas y con la asistencia de un monitor que enseñe al pequeño a practicar y mejorar sus destrezas con la equipación adecuada (arnés, mosquetones y cuerdas) para que pueda disfrutar de este deporte sin correr riesgos innecesarios.

También les ayuda a ser más independientes, a quemar calorías y a fortalecer todos los músculos, ya que la escalada es un deporte muy completo en el que se ve involucrado todo el cuerpo. Además, su práctica les transmite valores como el compañerismo.

Si se practica al aire libre, es un deporte que permite a los niños disfrutar de entornos naturales, respirar aire puro y aprender a respetar el medio ambiente. Los espacios artificiales también benefician al niño, sobre todo durante su iniciación a este deporte, porque les transmiten más confianza y seguridad en sí mismos.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 7 años

Deportes de equipo

Deportes como el fútbol, el baloncesto, el voleibol, el rugby, el hockey o el balonmano, entre otros, además de trabajar la forma física, la habilidad motora y la coordinación, sirven a los niños para relacionarse y aprender a desarrollar estrategias de juego.

Al ser deportes de equipo, favorecen la cooperación y la sana competitividad. Antes de esta edad pueden empezar a practicarlos, pero sin competir, solo como juego o diversión, sin hacer demasiado hincapié en las reglas, que irán aprendiendo con la práctica de forma gradual.

A partir de los 10-12 años ya pueden empezar a llevar acabo entrenamientos más regulares y disciplinados y a participar en competiciones infantiles (con balones especiales y en campos más pequeños).

Surf

El surf es un deporte acuático que facilita un acercamiento a la naturaleza diferente. También es un deporte muy completo, que permite a los niños a mejorar sus habilidades de natación, así como ganar coordinación y equilibrio. Asimismo, tonifica todos los músculos, aumenta la capacidad cardiorrespiratoria, la resistencia, la fuerza física y la concentración.

Su iniciación debe ser progresiva, prudente y tomarse como una actividad lúdica y divertida. Como requisito para su práctica, los niños deben ser lo suficientemente autónomos en el agua (como mínimo deben saber flotar, bucear y mantenerse en la superficie del agua con seguridad). Nunca debemos forzar a los niños a esta edad dentro del agua ni retarles a superar sus propios límites.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 8 años

Equitación

La equitación y la equinoterapia son actividades muy beneficiosas para los niños. Aunque su práctica está asociada a los deportes de élite, en realidad muchos niños pequeños se animan a montar a caballo durante sus vacaciones o campamentos de verano.

Es un deporte excelente para desarrollar la musculatura de los niños y fortalecer sus articulaciones y movilidad. También mejora su equilibro, potencia su sentido de la orientación y la coordinación. Además, regula el tono muscular y fomenta la higiene postural para conseguir una marcha erguida.

De hecho, es una práctica especialmente recomendada para los niños con discapacidades congénitas, trastornos psicomotores o enfermedades progresivas, ya que les permite ampliar sus movimientos, estimula su postura y reduce la rigidez muscular. También es un ejercicio estupendo para fomentar la socialización en los niños que padecen autismo u otras dificultades de integración social.

Montar a caballo mejora la concentración y la atención, estimula la autoconfianza y aporta seguridad. Los terapeutas recomiendan la equitación para los niños que sufren fobias o temores, falta de autoestima, falta de autonomía y problemas emocionales. Por último, el contacto con los caballos transmite a los niños valores positivos como el amor por la naturaleza y por los animales.

Esgrima

Aunque la esgrima no sea un deporte muy conocido y muchos padres no se lo plantean como actividad extraescolar para sus hijos, la esgrima es un deporte muy completo en el que trabaja todo el cuerpo y no es peligroso si se toman las precauciones necesarias.

Es un deporte muy técnico que requiere buena forma física y entrenamiento, pero cuya práctica estimula la inteligencia de los niños porque, básicamente, la esgrima es una actividad de habilidad. Habilidad para “tocar” a tu contrincante y habilidad para adelantarse a sus movimientos y evitarlos.

Como disciplina deportiva, tiene importantes beneficios físicos e intelectuales: desarrolla la coordinación, el equilibrio, el aparato psicomotor, la rapidez de respuesta y el autocontrol. Agiliza los reflejos y la capacidad de reacción y también mejora la capacidad de razonar y tomar decisiones rápidas, enseña a controlar las emociones y los impulsos y a respetar al adversario.

Qué deporte es bueno hacer a partir de los 10-12 años

Atletismo

El atletismo es un deporte que abarca una serie muy amplia de actividades que se realizan tanto al aire libre, como en pista cubierta. Las categorías del atletismo son varias: carreras, lanzamientos, saltos de valla o longitud, lanzamiento, pruebas combinadas, marcha, maratón…

Es un deporte tan variado que seguro que el niño encuentra una disciplina que le guste y en la que pueda desarrollar sus habilidades específicas. Además, es uno de los pocos deportes que se practica en todo el mundo y una de las disciplinas más importantes.

Como afición, es un deporte económico que fomenta la igualdad entre sexos, ya que los entrenamientos son mixtos, y en el que existen diferentes categorías por edad que adaptan las actividades al nivel de desarrollo y a las habilidades de todos los niños. Además, las competiciones a esta edad suelen ser de pequeña dimensión, dentro de los límites del propio colegio o la escuela deportiva.

El atletismo tiene muchísimas ventajas físicas y psicológicas para los niños. Es un deporte en el que se desarrolla la fuerza, la resistencia y la velocidad. Además, correr hace que mejore la capacidad pulmonar y en los niños se ha constatado su eficacia como estimulante de las hormonas del crecimiento y el desarrollo de los músculos.

Como ventajas psicológicas, el atletismo les relaja y quita estrés, aumenta su confianza, les aporta disciplina y autocontrol, les enseña a competir de forma sana, a respetar a los rivales y a aceptar el triunfo y el fracaso. También les aporta una mayor estabilidad emocional e incluso hay estudios que demuestran que los niños que practican este deporte tienen un mejor rendimiento académico.

Piragüismo

El piragüismo es un ejercicio físico apto para niños que saben nadar. Desarrolla, sobre todo, el tronco y las extremidades superiores del cuerpo. También fomenta el amor por la naturaleza. Requiere una gran resistencia física, por lo que está indicado para niños preadolescentes que ya están acostumbrados a la actividad física.

A partir de 10 años, es recomendable que los niños vayan en kayaks dobles y siempre junto a un adulto. Éste se sitúa detrás del niño, para poder dirigir el kayak y controlar la situación. Ambos deben llevar siempre puesto un chaleco salvavidas que les garantiza su seguridad.

Como recomendaciones generales a la hora de escoger el deporte más adecuado para nuestros hijos según su edad, debemos tener en cuenta que los niños de 3 a 5 años de edad no deben hacer más de 3 ó 4 horas de ejercicio físico a la semana y hasta los 7 años el deporte debe ser un juego divertido para el niño.

A partir de esta edad, es aconsejable llevar a cabo un seguimiento médico al practicar cualquier deporte que exija un entrenamiento muy disciplinado y con el objetivo de competir.

También conviene evitar la competición antes de haber cumplido los 10-12 años y completar todo deporte individual con uno colectivo. Asimismo, es recomendable evitar tanto el sedentarismo como la sobrecarga en la práctica de cualquier deporte.