Deporte, Entrenamiento

Sin excusas: los mejores trucos contra el frío para hacer deportes de invierno

Cómo protegernos contra el frío a la hora de practicar deportes de invierno.

Uno de los grandes obstáculos a la hora de practicar deportes de invierno es el frío que hace en las calles de nuestras ciudades y en la montaña, y que no hace del ejercicio algo apetecible. No nos engañemos: también el frío nos sirve de excusa en algunas ocasiones para saltarnos los entrenamientos de carrera.

Deporte

Para terminar con todas esas excusas os enseñamos en este artículo cómo tenéis que proteger vuestro cuerpo frente a las bajas temperaturas para que hacer deportes al aire libre sea un placer y no una tortura.

Cómo vestirnos por capas para los deportes de invierno

Lo primero que debemos aprender si hacemos deporte en invierno es a vestirnos por capas, de modo que nos sea fácil encontrar un término medio entre no morir congelados y no sudar como si estuviéramos en una sauna. Debemos tener en cuenta que en el momento en que comencemos a ejercitarnos nuestra temperatura corporal aumentará un par de grados (más grados cuanto más deprisa nos movamos), por lo que salir demasiado abrigados puede suponer un error que puede pasarnos factura en forma de deshidratación, incluso en invierno.

Una primera capa, la más interior, puede ser una camiseta interior térmica. Sobre esta podemos colocar una camiseta técnica de manga larga: si nos encontramos con una temperatura de unos 10 grados, con esas dos capas y unas mallas largas suele ser suficiente. En caso de días de mucho frío o mucho aire, podemos añadir una tercera capa en forma de cortavientos o chaqueta un poco más gruesa que nos proteja de las inclemencias del tiempo. Si en medio del entrenamiento comprobamos que es demasiado abrigo, siempre podemos quitarnos el cortavientos y atarlo a la cintura.

Qué tipos de tejidos son mejores

Es importante que prestemos atención al tipo de tejidos que utilizamos en nuestras prendas deportivas, sobre todo en los meses de invierno. La premisa sería apostar por tejidos sintéticos y huir de aquellos que se empapan rápidamente con el sudor, como puede ser el algodón.

Las grandes marcas disponen de laboratorios de investigación y desarrollo donde fabrican sus propios materiales capaces de evacuar el sudor y mantenernos secos mientras estamos practicando deporte (Nike, por ejemplo, tiene la tecnología Nike Tech Fleece): estos materiales sintéticos nos ayudan a mantener una temperatura corporal agradable, nos protegen del frío y cada vez son más ligeros, para que no tengamos la sensación de ir cargando con una prenda muy pesada mientras entrenamos.

Si hablamos de calzado, uno de los materiales más demandados y que mejor resultado da es el Gore-tex, que suele utilizarse en zapatillas de trail y en calzado de invierno: por un lado es resistente al agua (ideal por tanto para utilizar en la montaña en invierno), pero al mismo tiempo es transpirable.

deportes de invierno

Qué partes del cuerpo debemos cubrir al practicar deportes de invierno

No nos centremos solo en el torso y las piernas: existen otras partes del cuerpo que debemos proteger cuando entrenamos al aire libre. Las manos, por ejemplo, deben ir protegidas con guantes: un buen consejo es que si salimos a entrenar con nuestro móvil o con un reloj con pantalla táctil, estos guantes sean capaces de dejarnos interactuar con ellos. En las grandes superficies deportivas podemos encontrar guantes aptos para pantallas táctiles a un precio razonable.

El cuello y las orejas son los otros dos puntos clave que debemos proteger cuando entrenamos en invierno. Para proteger el cuello lo más cómodo es utilizar una braga deportiva, que nos abrigue pero que sea transpirable para que el sudor no se quede acumulado. A la hora de proteger nuestras orejas podemos hacer uso de bandanas, gorras abrigadas con visera o incluso algún tipo de gorro.

Elige tu ropa según el deporte que vayas a practicar

Por supuesto, no es lo mismo subir a practicar snowboard al Pirineo aragonés que salir a correr en Madrid en el mes de enero. Si practicamos deportes de montaña como el esquí o el snow, nuestra indumentaria debe ir acorde a la climatología que vamos a encontrar (evidentemente más fría que en las ciudades), también debemos tener en cuenta que vamos a pasar parte del tiempo sentados e inmóviles (usando los telesillas o los remontes de montaña) y tendremos que proteger otras partes de nuestro cuerpo (gafas especiales para que el sol de la montaña no afecte a nuestra visión, casco cuando sea necesario).

Lo más importante a la hora de elegir nuestra ropa deportiva de invierno es que nos encontremos cómodos con ella y que realmente cumpla su función: merece la pena invertir en buenos materiales para entrenar con frío de forma agradable.