Salud Dental, Sin categoría

¿Conoces la odontología preventiva?

¿Sabías que practicar odontología preventiva es la mejor forma tener una sonrisa sana y cuidada a largo plazo? Lo último en salud bucodental es tratar patologías dentales incluso antes de que aparezcan

Si vas al dentista únicamente cuando te duelen los dientes o detectas algún problema en tu salud bucodental, ¡estás haciéndolo mal! En realidad, la visita al odontólogo es recomendable de forma periódica, al menos una vez al año y siempre antes de que un problema se desarrolle o presente riesgos evidentes.

Esta actitud preventiva permite, de la mano de profesionales expertos y de la última tecnología clínica, detectar pequeñas patologías dentales y tratarlas a tiempo, antes de que se desarrollen o vayan a más.

¿Qué es la odontología preventiva?

Al estudio de los dientes y de la boca en general, con objetivo de revisión y prevención de cualquier enfermedad, infección, desgaste o rotura se le denomina odontología preventiva.

¿Qué beneficios tiene para mi salud dental esta actitud preventiva?

Los beneficios para la salud que ofrece la odontología preventiva son evidentes y están enfocadados a evitar el desarrollo de cualquier problema en tus dientes.

  • Disfrutarás de una boca y dientes saludables en todo momento.
  • Podrás actuar lo antes posible en caso de que el odontólogo identifique cualquier síntoma o signo de una patología incipiente, evitando que el problema se desarrolle o vaya a más.
  • Tu estado de salud mejorará, al existir una estrecha relación entre salud bucodental y salud general.

ortodoncia preventiva

¿Cómo practicar odontología preventiva?

La odontología preventiva se basa principalmente en estos 2 aspectos:

  • Revisiones periódicas con el odontólogo: con ellas se determina el estado de salud bucodental del paciente, detectando cualquier señal de alarma.
  • Hábitos de cuidado habituales: cepillado diario, uso de colutorio, alimentación saludable, ingesta habitual de agua…

No olvides que un seguro dental puede ayudarte a practicar esta odontología preventiva y mantener un cuidado fácil de tus dientes a largo plazo. En sus coberturas básicas se incluyen todas las revisiones, higienes bucodentales y las pruebas diagnósticas precisas para mantener una sonrisa sana en el tiempo.

Además, de la mano de un seguro dental podrás acceder fácilmente a tecnología de vanguardia en odontología, garantizando los máximos estándares de calidad en el cuidado de tu salud bucodental.

¿Qué cubre un seguro dental?

La fase preventiva es considerada la fase más importante del cuidado bucodental. Esta importancia es compartida por los seguros dentales, cubren prácticamente todos los tratamientos de este fase inicial:

  • Revisiones dentales: generales y de articulación temporomandibular (ATM).
  • Exploraciones: dentales, periodontales y oclusales.
  • Ortopantomografías: radiografías de cualquier zona de la boca.
  • Diagnóstico: resultado de la revisión y exploración efectuada.
  • Higienes bucodentales: limpiezas dentales realizadas en la clínica.
  • Sellados de fisuras: corrección de pequeñas grietas sin necesidad de empaste.
  • Sensibilidad dental: todos los tratamientos relacionados con la sensibilidad dental.
  • Empastes: algunos seguros dentales cubren también los empastes y reconstrucciones.

Calcula el precio de tu seguro dental