Bienestar, Salud

El público masculino, nuevo target de la cirugía estética

Tradicionalmente las mujeres han sido el público objetivo de la gran mayoría de las operaciones de cirugía estética.

El culto al cuerpo, la búsqueda de un patrón de belleza idealizado, la necesidad de encajar en unos cánones determinados o simplemente el hecho de superar algunos complejos han hecho que millones de mujeres se acerquen cada año a las clínicas de cirugía estética para mejorar su aspecto.

Sin embargo, desde hace unos años hemos podido experimentar un aumento del público masculino en estas operaciones. En una sociedad donde la imagen cuenta (y mucho), ¿están empezando a preocuparse más los hombres por entrar en los baremos estéticos que dictan las modas? Parece que sí, y es que cada día son más los hombres que deciden modificar su cuerpo a través de las intervenciones estéticas.

estetica

Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), el número de intervenciones de cirugía estética solicitadas por hombres ha subido en 2014 hasta el 12,2%. Claramente, las mujeres siguen teniendo una amplia mayoría como demandantes de estas intervenciones, pero con el desarrollo de la crisis financiera en nuestro país han optado por intervenciones menores, que son menos invasivas, tienen un post-operatorio más corto y además su coste también es menor.

En este contexto, los hombres sí han mantenido su demanda de operaciones estéticas, conformando el top 5 de estas intervenciones la liposucción o eliminación de la grasa en la zona abdominal y de los flancos, la befaroplastia o intervención en los párpados, la rinoplastia o cirugía nasal, la ginecomastia y pseudoginecomastis y los rellenos con grasa autóloga.

La franja de edad en la que se demandan más estas intervenciones de cirugía estética en los hombres es la que se encuentra entre los 30 y los 44 años. Se trata de varones preocupados por su aspecto físico y por su estética y con un buen poder adquisitivo que pretenden con estas operaciones mejorar tanto su imagen como su calidad de vida.

Las operaciones más demandadas

Cirugía estética hombres

El 60% de los varones que se someten a una intervención de cirugía estética lo hace buscando una mejora en su perfil facial, siendo las operaciones estrella la rinoplastia y la befaroplastia.

La rinoplastia puede responder no solo a motivos estéticos, sino que también se realiza después de un posible traumatismo o para solucionar problemas respiratorios, como cuando se tiene el tabique torcido. Actualmente se puede realizar una intervención denominada “rinoplastia abierta”, en la que el cirujano accede a los cartílagos a través de una incisión entre la punta y la base de la nariz. Se va utilizando menos la tradicional “rinoplastia cerrada”, que se efectúa por dentro de las fosas nasales.

La blefaroplastia o intervención en los párpados se realiza en la mayoría de ocasiones con fines estéticos, ya que unos párpados caídos o con grasa avejentan el rostro de la persona y la dan un aspecto cansado. También puede efectuarse debido a que estos pliegues cutáneos interfieran en la visión.

Otra de las operaciones del perfil facial más demandadas es la del doble mentón o papada: la sobrealimentación a la que se ven sometidos algunas personas (generalmente sufren también obesidad) junto a algunos componentes genéticos, promueven la acumulación de grasa en esta zona del cuerpo, dando como resultado un perfil poco estético.

La liposucción y la intervención para la ginecomastia ganan puntos

Las intervenciones de liposucción son muy demandadas entre el público masculino, sobre todo las que actúan sobre la zona del abdomen y los flancos, lo que comúnmente solemos llamar la “barriga cervecera” y el “flotador”. Allá donde no es posible (o es muy costoso) llegar a través de las dietas o el deporte, sí llega de forma sencilla la cirugía estética. En 2013 se realizaron 1.675 liposucciones en hombres: un número alto, aunque todavía alejado de las 10.128 solicitadas por mujeres.

Unida a la liposucción suele demandarse la pseudoginecomastia o ginecomastia. En el caso de la acumulación de grasa en la zona de los pectorales, conocida como pseudoginecomastia, se procede a la extracción de la misma por medio quirúrgico. En algunos casos, generalmente unido al consumo de ciertos fármacos u otras sustancias, puede darse un desarrollo de mamas de aspecto femenino en el cuerpo masculino, también llamado ginecomastia. En este caso se procede a la extirpación de tejido glandular y piel sobrante que, además de por motivos estéticos, disminuye la posibilidad de un cáncer de mama en el hombre.