Prevención, Salud

Ansiedad y alcoholismo: cómo pueden fusionarse en uno

¿Alguna vez has recurrido al alcohol para hacer frente a la ansiedad? En tal caso, no estás solo. No sólo la ansiedad puede contribuir a la dependencia del alcohol, sino que la adicción al alcohol también puede empeorar la ansiedad. El Director Nacional de Medicina de Bupa*, el Doctor Tim Ross, nos ayuda a entender por qué.

Aunque en un principio puede parecer que el alcohol sirve de ayuda frente a los síntomas de la ansiedad, a largo plazo puede tener consecuencias perjudiciales. El Dr. Tim Ross afirma que entender la relación entre ambos, la ansiedad y la adicción al alcohol, es importante para entender cómo abordar ambos problemas y superarlos.

Por ello expongo a continuación lo que hay que saber sobre el tema.

El alcohol puede empeorar la ansiedad

El Dr. Ross señala que las personas que experimentan ansiedad a menudo acuden al alcohol para hacerle frente. Cuando experimentan una sensación de relajación o de calma después de consumir alcohol, tienden a sentir que eso les sirve de ayuda para su problema.

Pero afirma que beber mucho y con frecuencia puede agravar el problema. Beber en exceso puede dañar los nervios del cerebro, reduciendo el efecto de los neurotransmisores (los mensajeros químicos del cerebro), que son muy importantes para la salud mental.

“Ello afecta a las células cerebrales, al reducir las vías por las que los nervios reciben información. Puede afectar a nuestra capacidad de recordar, a nuestra aptitud para resolver problemas y a nuestra capacidad para pensar de forma productiva”.

Asimismo, afirma que puede afectar a la forma que tienen las personas de reaccionar a las cosas, provocando que a menudo reaccionen de forma inapropiada a situaciones cotidianas.

“La ansiedad es la dificultad de hacer frente a las cosas y, cuando disminuyen las vías de nuestro cerebro, tenemos menos capacidad para afrontar dichas cosas. Por lo tanto, el riesgo de ansiedad es mayor”, señala.

De forma similar, la gente que suele beber mucho puede desarrollar síntomas de depresión. El alcohol puede disminuir los niveles de serotonina del cerebro, una sustancia química importante para contribuir a regular los estados de ánimo y que hace que nos sintamos felices.

Uno de los síntomas del abandono del alcohol es, sí señor, lo han adivinado, la ansiedad. Otros síntomas son los temores nocturnos, los temblores, las dificultades para conciliar el sueño y las náuseas, todos ellos síntomas también asociados a la ansiedad. Dejar el alcohol puede tener efectos graves para el cuerpo y puede llegar a resultar fatal, por lo que el Dr. Ross recomienda buscar supervisión médica en el caso de alguien que beba mucho y pretenda dejarlo o reducir su consumo.

close-up-beer-bottle_28699

La ansiedad puede provocar dependencia del alcohol

Al final de un día largo, duro y estresante, mucha gente abre una cerveza o una botella de vino y se sirve un vaso para relajarse.

“Es muy común que la gente gestione el estrés o la ansiedad con alcohol”, afirma el Dr. Ross, “porque el alcohol es un sedante. Los efectos iniciales que tenemos cuando empezamos a emborracharnos pronto son superados por una gran sensación de sueño”, señala.

Las personas que experimentan ansiedad suelen tener la sensación de que el cerebro les funciona con un exceso de revoluciones y tienen dificultades para ralentizar sus pensamientos.

“El alcohol les desacelera el cerebro, por lo que las personas afectadas por el alcohol no piensan tan rápido. Es un modo de medicar la ansiedad, pero no es una buen modo”, dice el Dr Ross.

“Lo único que hace es enmascarar los síntomas mientras el alcohol está en nuestro sistema. Cuanto más alcohol bebemos, más nos acostumbramos a él, por lo que necesitamos mayores cantidades para los mismos efectos, lo cual provoca daños a más largo plazo”.

El Dr. Ross afirma que el nivel recomendado de consumo de alcohol es como máximo de dos dosis normales al día, con un mínimo de dos días a la semana sin consumir nada. También recomienda que las personas que experimenten ansiedad minimicen su ingesta de alcohol y visiten a un profesional sanitario para que les ayude a gestionar su problema.

Sanitas forma parte de la compañía multinacional Bupa