Niños, Padres

Ocho pasos para lograr que los niños con TDAH hagan los deberes

A estos menores les resulta más difícil concentrarse, prestar atención o mantenerse tranquilos.

A medida que los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se hacen mayores, van teniendo cada vez más responsabilidades, como el resto de niños. Hacer los deberes, una parte importante de su aprendizaje y para la evaluación de sus conocimientos, es una de esas obligaciones.

Sin embargo, la hora de los deberes es uno de los momentos más difíciles para las familias de niños con TDAH. Muchos lloran, gritan y ponen infinidad de excusas para no tener que realizarlos. Y aunque los padres cada vez están más implicados, buena parte de ellos se frustran cuando, al intentar ayudarles, las cosas no salen como esperaban, convirtiéndose ese momento del día en una auténtica batalla. No obstante, este problema se puede solventar o atenuar si se siguen una serie de pasos:

Organizar una rutina

Establecer unas rutinas diarias y semanales (cuándo desayunar, hacer los deberes, ducharse, lavarse los dientes…) puede ayudar a los niños con TDAH a gestionar mejor los cambios de tarea y a estar preparados para las diferentes cosas que tienen que hacer. Coloca un calendario de actividades/tareas de la semana en un lugar visible y accesible para el niño con el fin de que las incorpore a su rutina y así le resulte más sencillo llevarlas a cabo.

Pruebas pediatría

Preparar juntos la estrategia en las tareas escolares

Cuando llegue la hora de hacer los deberes, los padres deben sentarse con su hijo y planear cómo hacer la tarea, ayudándoles a calcular cuánto tiempo les costará hacerla, qué parece más fácil y qué puede resultar más difícil.

Dividir las tareas

A los niños con TDAH les cuesta más concentrarse, escriben más despacio y necesitan más tiempo para entender algunas cuestiones, lo que hace que su umbral de trabajo sea menor. Por todo ello, hay que proporcionarles los deberes divididos en pasos, introduciendo pequeños descansos entre tareas para conseguir mantener el nivel de esfuerzo.

Hacer los deberes justos

Como les suele costar más tiempo que a los demás hacer los deberes, no hay que sobrecargarlos de trabajo. Unos cuentos ejercicios pueden bastar para demostrar lo que ha aprendido. Si ya está saturado, los padres pueden dejar una nota al profesor diciéndole que ha hecho lo que ha podido.

Realizar la tarea con algún compañero de clase

Realizar los deberes con un compañero de clase les puede llevar a aprender trucos para estudiar mejor. Quizás también les impulse a hacerlos más rápido y bien para terminar antes y poder jugar después un rato. Consulta si en el colegio hay algún sistema de apoyo para hacer los deberes. Hay estudios que demuestran que en un entorno escolar los niños con TDAH tardan tres veces menos en completar sus tareas.

Mejorar la forma de dar órdenes

A los niños con TDAH les resulta difícil recordar varias instrucciones dadas de una sola vez. Por ello, es aconsejable emitirlas de una en una y de forma breve, clara y sencilla. Eso sí, deben finalizar cada tarea ellos solos.

Brindarles nuestra presencia y apoyo

Ocho pasos para lograr que los niños con TDAH hagan los deberes

Aunque les estemos dando cierto grado de autonomía en la realización de los deberes para fomentar su  responsabilidad y que ganen confianza, debemos estar disponibles para ellos, mirándoles o escuchándoles, en los momentos adecuados y oportunos.

Aumentar la motivación

Hay que dejarles clara cuál será la recompensa por concluir la tarea (irse más tarde a la cama el viernes, jugar con él, permitirle ver más tiempo la tele, etc.), aunque no siempre debemos premiarlos, pues corremos el riesgo de que los deberes se conviertan, al final, en el método para conseguir el premio. Además, hay que alabarles cuando hagan algo con éxito para que se sientan competentes y aumente su motivación.

En el caso de que la hora de los deberes siga siendo un momento diario demasiado estresante, afecte al clima familiar o nos cueste en exceso poder acompañar al niño en el estudio, sería conveniente contactar con médicos y psicólogos especializados en TDAH, así como con asociaciones de padres, para que, con su ayuda, logremos que mejore el aprendizaje del niño y su rendimiento escolar.