Deporte, Entrenamiento

¿Qué son y para qué sirven los abdominales hipopresivos?

Los abdominales hipopresivos constituyen una de las maneras de trabajar nuestra musculatura del abdomen. Estos son sus beneficios y así es como se hacen.

Seguro que has oído hablar de ellos, pero quizás no sabes qué son ni para qué sirven los abdominales hipopresivos: una de las modalidades de entrenamiento de nuestra zona central que nos hace trabajar estos músculos no solo en su zona externa (lo que conocemos como “la tableta de chocolate” o “six-pack”), sino también en sus capas más profundas. Hoy hablamos de los abdominales hipopresivos, sus ventajas, sus beneficios y cómo se hacen.

peso-saludable

Abdominales hipopresivos y abdominales tradicionales

Seguramente cuando piensas en entrenar los abdominales te imaginas tumbado en el suelo, con las rodillas flexionadas, las manos tras la cabeza y subiendo el torso hasta quedarte sentado. Estos son los abdominales tradicionales, los que hemos hecho durante años en los gimnasios y los que nos enseñaban a hacer en las clases de educación física. A través de estos ejercicios abdominales se genera una presión en la zona abdominal (podemos llamarlos “hiperpresivos”) y una excesiva flexión en la columna que no nos beneficia si los hacemos sin control o demasiado a menudo.

Los ejercicios hipopresivos son un método creado por el doctor francés Marcel Caufriez, cuyas investigaciones determinaron que los abdominales tradicionales, en ciertas situaciones, pueden provocar o agravar los problemas de incontinencia urinaria o disfunciones sexuales debido a la presión excesiva que se genera al realizarlos. Como alternativa para trabajar la musculatura del abdomen, Caufriez creó la gimnasia abdominal hipopresiva.

Los ejercicios abdominales hipopresivos consiguen reducir la presión dentro del abdomen cuando los estamos haciendo, protegiendo así los órganos que se encuentran en esta zona y produciendo una contracción refleja de la musculatura del suelo pélvico.

¿Qué beneficios nos aportan los abdominales hipopresivos?

hipopresivos

En el plano estético, los beneficios que nos puede ofrecer esta técnica de trabajo abdominal no difiere de los que nos ofrecen los abdominales tradicionales: la tonificación de la musculatura del abdomen y la reducción del perímetro de la cintura. Sin embargo, al trabajar la musculatura del abdomen desde su zona más interna también conseguiremos otros beneficios como la mejora de nuestra postura, algo que también se puede lograr a través de los ejercicios abdominales isométricos, como la plancha frontal o lateral.

Según Marcel Caufriez, el entrenamiento a través de la gimnasia abdominal hipopresiva nos ayuda también a prevenir hernias inguinales, abdominales, crurales y vaginales, a mejorar la estabilidad del raquis, a aumentar el metabolismo o a mejorar la circulación. Es importante remarcar que profesionales de la actividad física y deportiva demandan más estudios para poder dar por válidos todos los beneficios que parece ofrecer el método hipopresivo.

¿Cómo se hacen los abdominales hipopresivos?

Antes de nada debemos tener en cuenta que es necesario que contemos con la guía de un profesional debidamente formado en la gimnasia abdominal hipopresiva que pueda adaptar cada ejercicio a nuestras necesidades y que nos aconseje sobre nuestra postura y nuestra respiración en cada uno de los ejercicios.

Y es que la respiración es una parte muy importante de la gimnasia abdominal hipopresiva, ya que todos los ejercicios se realizan en apnea respiratoria, es decir, vaciando nuestros pulmones de aire. De ese modo es como se colabora a reducir la presión en la zona del abdomen y como mejor se trabaja con el método.

Lo primero a tener en cuenta a la hora de hacer abdominales hipopresivos es que, como en el método Pilates, una correcta postura de partida es primordial para hacer bien el ejercicio. Por ejemplo, en uno de sus ejercicios más sencillos, nos colocamos de pie apoyados hacia delante, con la espalda elongada (debemos notar cómo nuestra columna se alarga, pero sin estirarse). Una vez tenemos la postura de partida dominada, pasamos al ejercicio: vaciamos nuestros pulmones de aire, bloqueamos la entrada de aire por la nariz y la boca y procedemos a realizar el movimiento de inspirar pero sin que el aire entre en los pulmones. Debemos sentir cómo las costillas se abren y cómo nuestro ombligo se acerca hacia nuestra espalda.

El profesional cualificado nos guiará en la práctica de los abdominales hipopresivos indicándonos si estamos llevando una postura correcta, si debemos hacer los ejercicios en apnea (no se recomienda en el caso de personas hipertensas) o cuánto tiempo debemos mantenernos en apnea, es decir, cuánto tiempo debemos mantener cada ejercicio.

La gimnasia abdominal hipopresiva representa un método más a la hora de trabajar la musculatura del abdomen. Podemos combinarla con los otros métodos de trabajo abdominal que conocemos para conseguir un entrenamiento completo.