Salud Dental

La odontología preventiva detecta patologías dentales antes de que se desarrollen

¿Por qué esperar a tener dolor para visitar al dentista? La odontología preventiva evita enfermedades bucodentales, disminuyendo posibles riesgos para la salud general y resultando más económica que visitar al odontólogo cuando ya tenemos un problema

Es habitual visitar al dentista cuando ya tenemos dolor o un problema en la boca. Sin embargo, los odontólogos aseguran que prevenir la aparición de las patologías dentales antes de que aparezcan no sólo resulta mucho más económico, sino que es la mejor manera de asegurarnos un buen estado de salud general a largo plazo.

Conocida como odontología preventiva, su objetivo es realizar un seguimiento constante  de la salud dental para evitar que el paciente padezca alguna enfermedad bucodental en el futuro, preservando su salud oral. Esta forma de proceder permite detectar patologías en fases incipientes gracias al know how de expertos en cada área de la odontología y la última tecnología clínica en pruebas diagnósticas.

La odontología del presente apuesta por promover en la sociedad hábitos de higiene  diarios y visitas regulares al dentista, no sólo cuando la dolencia se ha manifestado, reduciendo así el número de tratamientos complejos que va a precisar una persona a lo largo de su vida, con el consiguiente beneficio para su salud y su bolsillo.

Con el paso de los años la sociedad se está concienciando de la importancia del cuidado bucal y de los problemas que podemos evitar gracias a una buena higiene y prevención, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Según la OMS cada año aparecen más caries en la primera infancia.

Relación entre salud dental y salud general

La boca refleja  síntomas de salud y de enfermedad, tanto es así que algunas patologías que afectan al organismo pueden tener sus primeras manifestación en la cavidad oral.Al igual que otras áreas del cuerpo, nuestra boca está llena de bacterias, en su mayoría inofensivas. Pero la boca es el punto de entrada al aparato digestivo y respiratorio  y algunas de estas bacterias pueden causar enfermedades. Lo habitual es que las defensas naturales del propio organismo y el buen cuidado de la higiene bucodental mantengan las bacterias bajo control. Sin embargo, sin una higiene bucal adecuada, las bacterias pueden alcanzar niveles que pueden conducir a infecciones bucales, como caries y enfermedades de las encías.

Además, ciertos medicamentos, como los descongestionantes, los antihistamínicos, los analgésicos, los diuréticos y los antidepresivos, pueden reducir el flujo de saliva que neutraliza los ácidos producidos por las bacterias en la boca, multiplicándose y pudiendo derivar en dolencias y patologías.

Por otro lado, ciertas enfermedades, como la diabetes, pueden reducir la resistencia del cuerpo a las infecciones, lo que hace que los problemas de salud bucal sean más graves, además la cicatrización en este tipo de pacientes es mucho peor.

Para poner en práctica esta odontología que apuesta por prevenir antes que curar, un seguro dental puede resultar un potente aliado al cubrir servicios preventivos básicos como las revisiones, las higienes bucodentales, las radiografías y las pruebas diagnósticas necesarias para descartar cualquier patología dental.

Mayor conciencia social

Lo cierto es que año a año la conciencia  social sobre la importancia del cuidado de la salud bucodental mejora. Según el último Estudio de Salud Bucodental Sanitas 2019 el 96% de los españoles se muestra preocupado por su salud bucodental, por contra, según el Consejo General de Dentistas casi el 14% de los niños españoles de entre 6 y 12 años no ha acudido nunca al dentista.

La odontología preventiva se convierte poco a poco en un pilar básico de nuestra salud bucodental y general, al adelantarse a futuras enfermedades y evitar su desarrollo.