Salud, Salud Dental

Hongos en la boca: causas y tratamiento

Aunque ciertos microorganismos viven en nuestro cuerpo y en nuestra boca, la mayoría son inofensivos. La salud bucal es fundamental a la hora de mantener el equilibro general del organismo y proporcionar una calidad de vida óptima.

La infección por hongos en la boca puede estar provocada por diferentes agentes, dando lugar a distintas enfermedades, entre ellas la candidiasis oral.

Los hongos en la boca pueden localizarse en la lengua, en las paredes de la cavidad bucal y las encías afectando a todas las piezas dentales y garganta. Los síntomas más comunes que presentan son irritación y ardores en el interior de la boca, mucosa blanquecina en la lengua, alteraciones en el sabor, inflamación de las encías, fisuras en los ángulos de la boca, excitabilidad del dolor en el proceso de masticación, inflamación en los ganglios linfáticos del cuello y mal aliento.

Los hongos son microorganismos que se encuentran en la cavidad bucal. En la mayoría de los casos son inofensivos, pero si no se tratan pueden ocasionar infecciones. Prosperan en ambientes húmedos y cálidos del cuerpo.

Este tipo de hongos pueden afectar tanto a adultos como a niños y requieren de cuidados específicos para que no se reproduzcan por otras zonas del cuerpo.

Los trastornos que más motivan la aparición

Existen diferentes causas que originan los hongos en la boca o candidiasis oral. A continuación enumeramos las más comunes:

  • Déficit de defensas: el descenso de las defensas inmunitarias puede provocar infecciones en la cavidad bucal
  • Escasa salivación: la insuficiencia de saliva origina sequedad bucal, por lo que se origina la pérdida de flora bucal tanto en adultos como en recién nacidos y personas mayores
  • Alimentación NO saludable: la ingesta de alimentos no recomendables favorece a los microorganismos, como los hongos en la boca
  • Higiene bucal insuficiente: la falta de aseo dental provoca cándidas bucales
  • Cambios hormonales: el embarazo o la menopausia conllevan alteraciones hormonales que  fomentan la reproducción de candidiasis oral
  • Ingesta excesiva de fármacos: el consumo crónico de antibióticos predispone a la deshidratación bucal y favorece la propagación de hongos
  • Prótesis dentales extraíbles: estas originan cultivos de hongos en la cavidad bucal
  • Diabetes: el exceso de azúcar en la saliva es un factor influyente en la aparición de la cándida e influye directamente en su crecimiento
  • Tratamientos para el cáncer con quimioterapia. Estados de inmunosupresión.
  • Anemias y desnutrición
  • Infecciones por VIH o SIDA
  • Estrés: los trastornos emocionales son perjudiciales porque posibilitan la rápida absorción de bacterias y hongos
  • Tabaquismo: la adicción al tabaco acelera el proceso fungicida debido a los numerosos ingredientes nocivos para la salud

El tratamiento adecuado a nuestra condición

Una candidiasis oral moderada se debe tratar en 3 semanas para reducir el efecto rebote, las severas pueden extenderse mucho más en el tiempo.

Es sumamente importante que ante cualquier malestar o signo de hongos en la boca acudamos al profesional más familiarizado con la candidiasis oral y su tratamiento, es decir, el odontólogo.

Los métodos para combatir los hongos en la boca pueden incluir desde medicamentos tópicos o sistémicos, según la gravedad de la infección, a los antimicóticos. Estos últimos están contraindicados en el caso de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, si se tienen problemas de hígado o porfiria, si se han presentado alergias frente a estos medicamentos o si se están consumiendo otros medicamentos (como hierbas o complementos), así como en bebés menores de 6 meses de edad.

La flora microbiana existente en nuestra boca es extremadamente variada y se encuentra en un complejo equilibrio entre ella misma y con el huésped. Se trata de una relación beneficiosa y necesaria para ambos. Determinadas situaciones o factores pueden afectar este equilibrio y algunas especies de bacterias u hongos que de forma normal no provocan daño, pueden proliferar y generar alteraciones.