Salud, Salud Dental

¿Es verdad que las caries pueden dar mal aliento?

Los dientes con caries con agujeros retienen bacterias y comida a través de los agujeros creados por la caries. Por tanto, los dientes cariados no sólo duelen, sino que pueden tener un olor horrible.

Las bacterias producen mal olor porque, como todo ser vivo, se alimentan de sustancias y después eliminan sus desechos. Esas sustancias excretadas poseen olores muy fuertes que son los causantes del mal aliento.

En el caso de la caries, la bacteria causante de la misma es la esteroptococo mutans, que se alimenta de la sacarosa (azúcar), la lactosa y la fructuosa. La sacarosa además, favorece que la bacteria produzca una especie de pegamento denominado glucan, que le permite adherirse al diente.

Mal olor en un diente: posible causa de infección

El mal olor o mal sabor de boca son claros síntomas de algún tipo de infección, ya sea en el interior de la pieza o en las encías. La infección puede estar presente aunque aparentemente parezca que el diente en cuestión presenta un aspecto normal y no tiene nada.

Si resulta que la pieza dental se ha roto, el mal olor puede deberse a que entren restos de comida que fermenta en su interior. Pero también puede ser que la rotura haya llegado al nervio del diente o se esté produciendo una caries y los tejidos en descomposición producen ese mal olor o sabor.

Incluso aunque el diente no parezca exteriormente afectado, podría existir un espacio mínimo o interdental por el que entre comida, provocando ese mal olor. En tal caso, la caries puede encontrarse en el interior de la pieza dental afectada y resulta imprescindible visitar al dentista.

Caries

Cómo prevenir y tratar la caries

Para prevenir la caries se recomienda limitar el consumo de hidratos de carbono simples (alimentos ricos en azúcares) y mantener una adecuada higiene bucodental adecuada. Para ello es necesario cepillarse los dientes, mínimo dos veces al día, con pasta dental con fluoruro.

Esto es importante sobre todo por las noches, ya que al tener la boca cerrada y sin hidratar durante más tiempo aumenta la temperatura y proliferan las bacterias. Además, se recomienda el cepillado varias veces al día, principalmente cada vez que comas, ya que el tiempo que el azúcar se mantenga en la boca resulta fundamental para la formación de la caries.

Por último, se debe visitar al odontólogo para que atienda debidamente las caries ya que es el único que las puede curar limpiándolas y colocando un empaste o una reconstrucción por ejemplo. Él determinará el estado del diente mediante la exploración y radiografía del mismo si es preciso.

Caries

Cuando la caries se encuentra solo en el esmalte el tratamiento es sencillo, pero si las bacterias superan la capa de esmalte y penetran más en el diente, los siguientes tejidos, mucho más blandos que el esmalte, serán destruidos a mayor velocidad y la caries podría llegar a la pulpa y producir una verdadera infección (por eso se suele decir que es mejor acudir al dentista a la primera sospecha, porque si se va dejando, el tratamiento posterior es más complejo y costoso).

El tratamiento para eliminar la caries tiene dos fases: la eliminación de la infección y la reparación de la pieza dental dañada. La restauración del diente podría solucionarse con la obturación dental o empaste; con una corona o funda, si la caries es demasiado grande; o incluso con la extracción de la pieza, si ésta resulta estar excesivamente dañada..