Salud Dental

¡Tengo los dientes torcidos! ¿Has pensado en la ortodoncia?

Los dientes torcidos pueden ocasionarnos problemas estéticos y de salud: la ortodoncia es un método eficaz para recolocarlos.

Los dientes torcidos son un problema común en la población, sobre todo si hablamos de los niños: todos los padres suelen estar muy preocupados por el hecho de que tanto los primeros dientes de sus hijos (los dientes de leche) como las piezas definitivas nazcan de forma correcta y ordenada. En el caso de que tengamos los dientes torcidos existen tratamientos que pueden ayudarnos a colocarlos correctamente y a mejorar nuestra sonrisa y nuestra mordida.

¿Por qué salen los dientes torcidos?

Los dientes torcidos o mal colocados pueden aparecer en los niños por distintas causas. Puede ser por una herencia genética, por los rasgos fisionómicos de la familia o por el uso durante demasiado tiempo del chupete o del biberón: todas estas, entre otras, son causas para que la mandíbula de los niños se desvíe de su posición ideal y altere la colocación de los dientes.

Otras causas para la aparición de los dientes torcidos pueden ser los traumatismos o golpes en la boca en la época de la niñez y otros malos hábitos como chuparse el dedo cuando empiezan a salir los dientes definitivos, presionar los dientes con la lengua o morderse los labios. Pero lo más importante es que detectemos esta mala posición de los dientes en los niños de manera temprana para poder solucionarla lo antes posible con un profesional de la odontología. Además de detectar la causa que ha provocado esa mala posición. Cuanto antes se comience a tratar el problema, más sencillo será de solucionar.

 

Las posibles consecuencias de tener los dientes torcidos

Cuando hablamos de los problemas que pueden ocasionar los dientes torcidos, seguramente lo primero que nos venga a la mente sea el problema estético: unos dientes torcidos muestran una sonrisa imperfecta que puede suponer un problema y llegar a acomplejar a algunas personas. Muchos son los pacientes que acuden a la consulta del dentista buscando una sonrisa más bonita, con los dientes alineados y en una correcta posición que pueda reforzar su imagen corporal.

Pero unos dientes torcidos no solo pueden ser un problema estético, sino que también acarrean otros problemas de salud. Los dientes torcidos suelen generar una mordida incorrecta que puede llevar, a largo plazo, al astillamiento en la parte inferior e incluso fractura de algunas piezas dentales, siendo necesaria su reposición. Además, las piezas dentales pueden desgastarse más de la cuenta, las encías pueden inflamarse al no ser posible una correcta higiene bucal (con los consiguientes problemas de halitosis o mal aliento) e incluso podemos llegar a sufrir dolores de cabeza y musculares debido a la mala mordida.

La ortodoncia puede ayudarnos a mejorar los dientes torcidos

Dientes torcidos

Frente al problema de los dientes torcidos la solución más habitual es la de la ortodoncia, sobre todo cuando la estructura dental se ha visto afectada y el problema no son solo un par de piezas (si solamente tenemos que corregir una o dos piezas podemos optar por las carillas dentales: un tratamiento menos invasivo y que también otorga buenos resultados).

El tratamiento de ortodoncia, aunque suele ser más frecuente en los niños, puede llevarse a cabo a cualquier edad para corregir la posición de las piezas dentales, y así tratar la raíz de los posibles problemas que nos pueden acarrear los dientes torcidos: problemas de maloclusión, bruxismo, cefaleas, etc.

El tratamiento de ortodoncia nos sirve para recolocar nuestra estructura dental y podemos optar por diversos métodos para llevarlo a cabo. Suele ser un tratamiento relativamente largo, dependiendo siempre del caso de cada paciente: este es el motivo por el que, hasta hace unos años, muchos adultos renunciaban a recolocar su dentadura. El hecho de tener que llevar (o volver a llevar en algunos casos) un aparato dental suponía un obstáculo para muchos pacientes.

Sin embargo a día de hoy la ortodoncia en adultos no solo está mucho más aceptada y su uso más extendido, sino que gracias a las nuevas tecnologías estos tratamientos de ortodoncia pueden llevarse a cabo casi sin que los demás apenas lo noten. Nos estamos refiriendo, por supuesto, a las nuevas ortodoncias invisibles, capaces de pasar desapercibidas para nuestro entorno y que funcionan igual de bien que los aparatos tradicionales como los brackets tradicionales.

Lo más importante es acudir siempre a la consulta de un especialista, quien estudiará nuestro caso y nos informará sobre cuál es la solución que más nos conviene según nuestras necesidades. No dudes en consultar con tu dentista y no dejes de lucir una bonita sonrisa.