Envejecimiento, Infografías y videos, Salud

La persona más longeva de la historia

El pasado 17 de Junio falleció la persona más longeva del mundo.

Su nombre era Jeralean Talley y murió con 116 años y 25 días, quedando aún lejos del Récord Guiness a la persona más longeva de la historia que pertenece a Jeanne Louise Calment, que ostenta desde el año 1997, cuando falleció en Francia a la edad de 122 años y 164 días.

Al morir Talley, la persona viva de más edad del mundo es ahora Susannah Mushatt Jones, que nació en los Estados Unidos en el año 1899 y que tiene ahora 116 años y unos pocos días. Como seguro que os estáis preguntando quiénes son las personas más longevas de la historias, además de la que ostenta el Récord Guiness, os ofrecemos este ranking en el que sabréis quiénes son las 10 personas de más edad de la historia y su procedencia:

Infografía Sanitas longevidad

Pero, ¡yo he oído hablar de gente de más edad!

Por lo que acabáis de ver, la persona más longeva de la historia murió con 122 años y 164 días, pero es probable que hayáis oído hablar de otras personas que vivieron más tiempo. De hecho, cada cierto tiempo aparece alguien en algún país lejano diciendo que ella, o su familiar, es en realidad quien debería llevar esa distinción. Son solo algunos ejemplos, pero para que os hagáis una idea:

  • En el año 2013 se informó de la existencia de un hombre, natural de Etiopía, cuya edad era de 160 años.
  • El verano pasado, en agosto del 2014, fue una mujer de México quien dijo que con 127 años era ella la más longeva de la historia.
  • Hace 3 meses, en abril de este año, la familia de una mujer natural de Uzbekistán dijo que ni el uno ni el otro, que era ella, con 134 años la que debería heredar el récord.

Ahora la pregunta es, ¿cuál tiene razón? Y la respuesta no es fácil, porque quizás tengan razón los tres o quizás no la tenga ninguno: ninguna de las tres personas tiene documentos que puedan demostrar lo que dicen, así que aunque es posible que lo que dicen sea cierto, como no hay manera de saberlo no pueden desbancar a la actual poseedora del título.

¿Cómo demuestra una persona que tiene la edad que tiene?

En nuestro caso la respuesta es simple: pides tu partida de nacimiento y tienes los datos. Y ni siquiera eso, como actualmente estamos obligados a tener nuestro propio Documento Nacional de Identidad, basta mirarlo para saber cuándo hemos nacido. Ahora bien, si salimos de nuestro país empiezan los problemas, o mejor dicho, si salimos del primer mundo. Basta con ir a países en vías de desarrollo para darte cuenta de que los registros son un caos, y no solo eso, es que muchas personas ni siquiera saben cuándo nacieron, y hablo de ahora, del siglo XXI.

Pues bien, imaginad que hablamos de los registros de hace 120 a 160 años y no en España, sino en países como Etiopía. Sinceramente, dudo mucho que exista ningún documento que pueda demostrar que sí tiene la edad que dice tener.

Sin embargo, como habéis podido ver en el ranking, sí hay muchas personas que han podido demostrar su edad. Para ello han tenido que aportar la documentación que valide la fecha de nacimiento al Guinness World Records o Gerontology Research Group, que solicita nada menos que tres documentos que den constancia del dato.

¿Qué podemos hacer para vivir más tiempo?

Entrenamiento de fuerza en mayores

Hablamos de personas que pasan holgadamente de los 100 años, así está claro que aunque nos lo propongamos, no necesariamente lograremos vivir tanto como ellos (de hecho, lo más probable es que no lo consigamos). Pero sí es verdad que hay cosas que pueden hacerse para dar años a la vida y, a la vez, para dar vida a los años. Vamos a ver cuáles son esas cosas:

  • Tener un estilo de vida activo: algo así como huir del sedentarismo. Hacer deporte o ejercicio según las posibilidades de cada uno, yendo andando a trabajar, o a comprar, a hacer los recados, pasear y, en definitiva, dejar el sillón solo para momentos concretos y de descanso. El sedentarismo ha demostrado ser muy perjudicial, pues mata cada año a millones de personas, así que debemos luchar contra él.
  • Cuidar la alimentación: o lo que es lo mismo, tratar de recuperar la dieta mediterránea que estamos perdiendo. Recuperar la verdura, las legumbres, la fruta, por ejemplo. Evitar precocinados y comida envasada, incluso todos aquellos “alimentos” que, de tan procesados, apenas sabemos qué comemos. En pocas palabras, hay que tratar de “abusar” de frutas, verduras y legumbres, que son los alimentos que la OMS sugiere que aumentemos en nuestra dieta.
  • Dejar atrás lo perjudicial: aquí lo importante no es hacer algo, sino dejar de hacer. Evitar el tabaco, el alcohol y otras drogas y tener controlado el estrés son estrategias que suman años a la vida de las personas. Si además sois personas positivas y optimistas, y por ende más felices pese a las adversidades, el envejecimiento se enlentece, como demuestran algunos experimentos con los que vieron que, cuando una persona mayor tiene una motivación para vivir, vive más tiempo, y que si se sienten más jóvenes de lo que son en realidad, serán capaces de hacer cosas que hacían cuando realmente lo eran (esto lo supieron mostrar muy bien los creadores de la película “Up”, con un protagonista, el señor Carl Fredricksen, que empieza la película casi incapaz de dar cuatro pasos y la acaba, después de varias aventuras, corriendo para salvar a sus nuevos amigos).