Salud

¿Para qué sirve el contraste en una prueba de imagen?

Los materiales de contraste son sustancias que se introducen en el cuerpo antes de una prueba de imagen con un objetivo claro; permitir al radiólogo observar claramente las diferencias en las partes del cuerpo analizadas.

Someterse a una prueba médica puede generar ciertas dudas ante el desconocimiento de algunos aspectos, ya se trate de una prueba rutinaria o de una excepcional. Esto suele generar cierta incertidumbre en quien se somete a ella; aunque siempre hay que tener presente la necesidad de realizarse las pruebas médicas que sean indicadas para poder conocer (y con ello mejorar) nuestro estado de salud y diagnosticar correctamente cualquier enfermedad o molestia.

Pruebas diagnósticas

Es probable que a lo largo de tu vida para detectar algún padecimiento o malestar hayas tenido que someterte a alguna prueba de imagen como los rayos X, un TAC (tomografía axial computada), una resonancia o ultrasonidos

También es probable que, ante esta prueba médica, se te haya administrado un material de contraste. Las dudas sobre este proceso son comunes, ya que en ocasiones se desconoce su funcionamiento y para qué sirve.

¿Qué es el contraste para una prueba de imagen?

Para enfrentarnos a estas dudas, lo primero es saber que los materiales de contraste son sustancias que se introducen en el cuerpo antes de una prueba de imagen con un objetivo claro; permitir al radiólogo observar claramente las diferencias en las partes del cuerpo analizadas. Puedes imaginártelo como un tinte que permite a los rayos X profundizar a través de un área o no hacerlo, según la necesidad de cada prueba, facilitando así la observación del interior de nuestro cuerpo en base a las necesidades que se requieran para el diagnóstico.

contraste

Los materiales de contraste pueden administrarse por vía oral, a través de un enema o inyectados. Posteriormente, este contraste es absorbido de forma natural por el cuerpo o expulsado por ejemplo a través de la orina. Normalmente el modo de empleo está directamente relacionado con el tipo de prueba; por ejemplo será oral cuando la prueba se centre en el aparato gastrointestinal analizando la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado o el intestino grueso. Aunque en este último caso también es posible aplicar el material de contraste a través de un enema.

El uso de los materiales de contraste en una prueba de imagen no genera normalmente ninguna reacción posterior en quien se ha sometido a la prueba. Además estas pruebas de contraste son totalmente seguras para el paciente o la persona a quien se realizan, y el médico siempre aplicará las comprobaciones pertinentes antes de introducir el contraste que, normalmente, en el caso de los inyectados estarán compuestos de yodo o sulfato de bario.