Innovación, Salud

Reducción de estómago: ¿qué es el método Apollo?

El método Apollo reduce la capacidad de nuestro estómago en un 60 o 70% por vía endoscópica, sin necesidad de cirugía.

La obesidad es la epidemia del siglo XXI: solo en España el 17% de la población sufre de obesidad, mientras que el 53,7% padece sobrepeso. Se trata de unas cifras alarmantes que, lejos de disminuir, van en aumento según pasan los años, por lo que en unas décadas podríamos enfrentarnos a un problema mucho más grave. El descontrol en las porciones de comida, el uso abusivo del azúcar dentro de los productos procesados y el sedentarismo son factores que contribuyen a que esta epidemia vaya creciendo día a día.

Plantar cara a la obesidad es necesario en nuestra sociedad: bajar de peso no solo por una razón estética, sino porque la obesidad y el sobrepeso pueden ser factores de riesgo en el desarrollo de otras enfermedades, sobre todo las relacionadas con el sistema cardiovascular o con la salud de los huesos y las articulaciones, como pueden ser la artrosis o la artritis. En nuestro camino por acercarnos al peso ideal para nuestra salud debemos valernos de todos los medios a nuestro alcance.

peso-saludable

El método Apollo, ¿cómo funciona?

Método Apollo

Si bien la reeducación nutricional de la mano de profesionales médicos es el tratamiento más importante a la hora de tratar esta patología, existen otros métodos que debemos tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a los kilos de más, como por ejemplo el balón intragástrico. Otro tratamiento de reciente implantación es el método Apollo de reducción de estómago: una reducción de estómago sin cirugía y con un procedimiento mínimamente invasivo que se realiza junto con un procedimiento multidisciplinar en el que están presentes el seguimiento nutricional, psicológico y deportivo.

Antes de decidirnos por un método que nos ayude a bajar los kilos que nos sobran, lo más importante es que consultemos con un profesional médico de confianza: el doctor es quien debe valorar nuestra situación y ver si somos aptos para el tratamiento, recomendándonos aquel que se adapte mejor a nuestras necesidades. El método Apollo concretamente está dirigido a las personas que sufren desde obesidad de grado I hasta obesidad mórbida, que tengan un IMC (índice de masa corporal) entre 30 y 40, o que tengan que perder entre 15 y 35 kilos y ya hayan pasado sin éxito por tratamientos no quirúrgicos de adelgazamiento. Antes de optar por este tratamiento, el médico realizará un estudio completo para comprobar que somos aptos para él.

El método Apollo consiste en una cirugía a través de la cual se reduce la capacidad del estómago en un 60 o 70%: de esta manera el paciente se sentirá saciado con una cantidad menor de alimentos, lo que le ayudará en su pérdida de peso. La novedad de este método es que se realiza por vía endoscópica, introduciendo un endoscopio por la boca del paciente y evitando así la cirugía bariátrica abierta o laparoscópica. La operación se realiza de forma ambulatoria y bajo sedación general: se realizan unas suturas en la cavidad interna del estómago para reducir su capacidad, y al realizarse por vía endoscópica se evitan las cicatrices. Además, se trata de un método totalmente reversible y que puede repetirse con el tiempo en caso de que fuera necesario.

¿Cómo es el tratamiento una vez hecha la reducción de estómago?

Al tratarse de una intervención mínimamente invasiva, la recuperación es muy rápida y el paciente puede reincorporarse a su vida normal después de 24 horas. Esta es otra de las ventajas del método Apollo frente a las cirugías bariátricas o laparoscópicas, que necesitan de un mayor tiempo de recuperación. El método Apollo, además, reduce el riesgo de infección que puede haber en las intervenciones quirúrgicas.

El método Apollo de reducción de estómago va acompañado de un tratamiento multidisciplinar en diferentes áreas. Una vez realizadas las suturas en la cavidad estomacal, el tratamiento continúa con un seguimiento controlado durante 24 meses durante el cual se realiza la reeducación nutricional del paciente guiada por dietistas-nutricionistas, se le da apoyo psicológico por parte de un equipo de profesionales médicos y se le instruye y acompaña en la actividad física. Todo este tratamiento está claramente orientado al cambio de hábitos del paciente hacia otros más saludables: ningún método de reducción de estómago funciona por sí solo, sino que necesita de la ayuda de otras disciplinas para que la pérdida de peso al retirar las suturas sea definitiva.