Salud

Por qué nos mareamos al viajar y cómo evitarlo

Marearse en cualquier medio de transporte es un problema muy frecuente, que afecta a una de cada diez personas, sobre todo niños.

Aparece sobre todo en personas susceptibles a ello, cuando se viaja en barco, pero puede aparecer al utilizar cualquier medio de transporte ya sea terrestre, acuático o aéreo.

¿Por qué se produce?

El mareo del viajero, también denominado cinetosis, se manifiesta como un malestar caracterizado por sensación vertiginosa, náuseas y vómitos, provocado por el movimiento y que solamente desaparece cuando cesa éste.

El cerebro percibe el movimiento a través de las señales provenientes del oído interno, los ojos, los músculos y las articulaciones. Una de las explicaciones a este síndrome podría ser que las señales que recibe el cerebro no coinciden. Dentro de un barco, por ejemplo, el oído interno percibe el movimiento pero los ojos no, y es entonces es cuando puede surgir el mareo. Sin embargo, hasta ahora, no se ha encontrado ninguna explicación desde el punto de vista médico que nos dé una razón clara de por qué unas personas se marean más que otras.

Consejos contra el mareo del viajero

El mejor remedio contra el mareo es evitar al máximo el movimiento. Para ello, y como no vamos a dejar de viajar, se aconseja que cuando se vaya en coche sea conduciendo o en el asiento delantero, siempre en el mismo sentido a la marcha, fijando la mirada en el coche que va delante, evitando leer, permanecer quieto y no girar la cabeza. De la misma forma, cuando se viaje en barco se recomienda ir cerca de cubierta y evitar pasear mientras el barco está en movimiento. En ningún caso se recomienda comer ni beber mucho antes del viaje, evitando además las bebidas alcohólicas o estimulantes.

Existen muchos medicamentos contra el mareo y casi todos se pueden comprar sin receta médica, con pocas contraindicaciones y, por lo general, bastante eficaces. De todas formas, es recomendable que sea el médico el que prescriba el que considere más oportuno, ya que no están exentos de efectos secundarios y pueden estar contraindicados en algunos casos con ciertas enfermedades o si se están tomando otros medicamentos.