Envejecimiento, Salud

Los mejores consejos para aumentar la esperanza de vida

España es, junto a Japón, uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo. ¿Cuál es el secreto?

La OMS considera que la elevada esperanza de vida de los españoles (de 79,5 años para los hombres y 85,5 para las mujeres) responde a una mezcla de estilo de vida y dieta, aunque también interviene el funcionamiento de la sanidad pública y privada.

Por esa razón, enfermedades cardiovasculares, respiratorias, cáncer y diabetes, cuatro de las principales enfermedades no transmisibles, son cada vez menos frecuentes entre los hombres españoles de entre 30 y 70 años, mientras que entre las mujeres están entre las más bajas del continente.

A pesar de todo, para mantener una vida larga y saludable también es recomendable adoptar una serie de hábitos que se están descuidando y que, a largo plazo, podrían ralentizar o incluso revertir este crecimiento en la esperanza de vida. A continuación, vamos a analizar los hábitos que más influyen en estas patologías.

Evitar la obesidad

Según las cifras que arroja la propia OMS, el sobrepeso afecta al 60,9% de los españoles mayores de 18 años en el año 2014, cifra que supera en 1,7 puntos porcentuales a la de hace solo cinco años. Por ello, se ha convertido en uno de los aspectos más preocupantes para los responsables de este organismo.

De un listado de 51 países, España es el noveno con más habitantes con sobrepeso. En obesidad ocupa el puesto decimosexto, con un 23,7% de la población (en 2010 el porcentaje era el 22,1%).

Si la obesidad continúa incrementándose a este ritmo, podría afectar negativamente sobre los datos de esperanza de vida.

Hasta ahora el sobrepeso y la obesidad eran problemas menos importantes en España, sobre todo debido a la dieta mediterránea, en la que prima fruta, verdura y el aceite de oliva y no se hallan demasiadas grasas saturadas. La influencia de gastronomías extranjeras y modas como la comida rápida están relegando a un segundo puesto la dieta mediterránea.

El sobrepeso también se ve reforzado por otro punto: la cada vez más escasa actividad física, particularmente entre las generaciones más jóvenes. Son algunas de las conclusiones de Claudia Stein, directora de la División de Información, Evidencia, Investigación e Innovación de la Oficina regional para Europa del organismo de la ONU.

Por esta razón, no solo deberíamos cuidar la alimentación y regresar a los hábitos mediterráneos, sino también realizar una actividad física regular, que al menos debe incluir:

  • Ejercicios aeróbicos
  • Fortalecimiento de los músculos
  • Ejercicios de elasticidad

Evitar el alcohol

esperanza de vida (2)

El aumento en el consumo de alcohol también constituye un problema para una vida larga y saludable. El alcohol mata cada año a 3,3 millones de personas, una cifra superior a las muertes por SIDA, tuberculosis y violencia juntas. Según palabras de Zsuzsanna Jakab, directora regional de la OMS para Europa:

Hay un riesgo muy real de que lo que estamos consiguiendo se pierda si el tabaquismo y el consumo de alcohol continúan al ritmo actual. Y será especialmente relevante para los jóvenes, que no podrán vivir tanto como sus abuelos.

Evitar el tabaco

El consumo de cigarrillos provocó en 2012 la muerte de más de 60.500 personas en España, 166 hombres y 40 mujeres al día, según un estudio dirigido por Eduardo Gutiérrez Abejón, de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León.

Si en 2010 fumaban el 32,1% de los españoles, ese porcentaje bajó al 31% en 2012. España, sin embargo, continúa estando entre los países más fumadores: el undécimo con mayor porcentaje de un listado de 41.

Estos malos datos para España proceden, sobre todo, de las mujeres, que son las séptimas que más fuman de la lista. Solo son superadas por las ciudadanas de Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Alemania, Grecia y Croacia, e igualan a las de República Checa.

Vacunación y chequeos médicos

Por otro lado, la OMS también avisa de que se están produciendo “lagunas” en la vacunación frente a algunas enfermedades prevenibles que están dando lugar a algunos brotes.

En el caso de la polio, la tasa de cobertura está en un 95,4% según datos de 2012.

En el caso del sarampión, los últimos datos muestran un ligero incremento de la cobertura media (de 93,4% en 2010 a 94,6% en 2012) pero, a pesar de ello, continúan produciéndose brechas de inmunidad que han dado lugar a una serie de brotes en los últimos años.

En 2015 se registraron cuatro muertes, a la que habría que sumar la registrada por difteria en España, que supuso el primer fallecimiento por esta enfermedad en los últimos 30 años.

Por esta razón, para mantener una vida larga y saludable debemos llevar también al corriente nuestra cartilla de vacunación, así como realizar chequeos médicos regulares a fin de prevenir algunas patologías.