Bienestar, Salud

Los dibujos para colorear son el nuevo Yoga

Los libros con dibujos para colorear están muy de moda: son la nueva forma de relajarnos y de alejarnos del estrés.

Si habéis pasado por alguna librería últimamente seguro que os ha llamado la atención la cantidad de libros con dibujos para colorear para adultos que hay. Y no debe extrañaros nada porque colorear está de moda: es una nueva forma de relajarnos frente al estrés diario al mismo tiempo que damos rienda suelta a nuestra creatividad e imaginación. Colorear es el nuevo Yoga para la mente.

¿Por qué colorear es tan relajante?

Para relajarse al final de un duro día de trabajo algunos salen a correr, otros practican yoga, otros prefieren deleitarse con un buen libro… y muchos, muchos colorean. Pero ¿por qué colorear es beneficioso? Los expertos creen que, por un lado, es una actividad mecánica que nos permite fijar el foco de atención en una tarea relajante, alejada de toda fuente de estrés cotidiana (no hay que pensar ni razonar nada: simplemente rellenas los huecos con colores), y por otro, fomenta la creatividad y el pensamiento constructivo, en la medida en que se trata de creaciones personales y diferentes unas de otras. Y funciona no solo en los adultos, sino que también en los niños.

Además, colorear es una actividad manual que nos mantiene alejados por unos minutos (o unas horas) del mundo virtual en el que vivimos. Trabajamos con ordenadores, escribimos mensajes con nuestros teléfonos, nos comunicamos con el teclado, etc., y parece que poco a poco hemos dejado de lado todas esas actividades manuales que hacíamos antes. Retomar el contacto con el papel y el lápiz nos ayuda a reconectar con nosotros mismos.

Colorear es una actividad libre, y lo es aún más con el tipo de libros que están teniendo más éxito: dibujos de mandalas, otros figurativos pero dividiendo las figuras en diferentes partes sin tener que responder necesariamente a la fidelidad con el original, o dibujos abstractos que pueden representar lo que nosotros queramos. No existen reglas a la hora de colorear, más allá de no salirse de las líneas: puedes utilizar los colores que quieras, nadie te dirá si está bien o si está mal.

¿Qué es el Zentangle?

Zentangle

Otra de las actividades relacionadas con el trabajo manual que está ganando adeptos poco a poco y rompiendo los moldes es el Zentangle o dibujo de patrones. El Zentangle es una técnica de relajación basada en el dibujo libre que nos ayuda a relajarnos (al igual que al colorear, se convierte en una acción mecánica) y fomenta la creatividad.

Para practicarlo solo necesitaremos un trozo de papel preferentemente cuadrado, aunque puede ser también rectangular, y rotuladores negros con puntas de diferente grosor. La idea es cubrir nuestra hoja con distintas formas de modo que la página quede totalmente llena, y después rellenarlas con distintos patrones a nuestro gusto. Podemos comenzar con formas más grandes en el centro de la hoja para luego ir colocando las más pequeñas en los márgenes de la página.

En el Zentangle no hay reglas: todo depende de nuestra imaginación. Podemos rellenar las distintas formas con patrones de líneas paralelas, cruzadas, onduladas, con círculos rellenos de color o blancos, con espirales, puntos… Todo es posible en la medida en que tú lo creas posible. Además, también puedes optar por realizar un dibujo figurativo (de un animal, por ejemplo) y rellenarlo con distintos patrones.

Una forma interesante de conectar con tus amigos o con tu familia es realizar un zentangle colaborativo: puedes comenzarlo tú y dejar que siga otra persona. Cuando esté terminado tendréis un diseño único, inimitable y auténtico que puede convertirse en vuestra propia “obra de arte” y adornar las paredes de la casa o de la oficina.

Los beneficios del dibujo en nuestro día a día

Colorear o diseñar patrones es un ejercicio de imaginación y creatividad, algo muy demandado hoy en día, sobre todo desde que dependemos de la tecnología para realizar la mayoría de nuestras tareas diarias. Realizar este especia de “desconexión tecnológica” durante unos minutos al día puede beneficiarnos a la hora de centrar la atención en actividades que conectan nuestra mente con tareas plásticas, desarrollando creaciones logradas con nuestras propias manos. Este tipo de actividades nos facilitan dedicar un pequeño espacio de tiempo de nuestro día a día a nosotros mismos: si colocamos nuestro libro para colorear o nuestra libreta con rotuladores cerca del sofá, podemos relajarnos durante un rato cuando llegamos a casa del trabajo.