Bienestar, Salud

Todo lo que tienes que saber antes de hacerte un tatuaje

Aprende a elegir al mejor tatuador y todo lo que tienes que tener en cuenta a la hora de hacerte un tatuaje. Higiene, salud y precauciones primero.

Los meses de invierno son el momento ideal para hacernos un tatuaje, si es que tenemos uno en mente. Tenemos que elegir modelo, tamaño, lugar del cuerpo, tatuador… pero sobre todo, tenemos que estar seguros de que nos tatuamos en buenas condiciones de higiene y de seguridad. Para que todo salga perfecto y puedas disfrutar de un bonito tatuaje para siempre, hemos elaborado esta completa guía con todo lo que tienes que tener en cuenta antes de tatuarte.

Dónde puedo hacerme un tatuaje

Lo primero en que pensamos a la hora de hacernos un tatuaje es en el diseño del mismo, en su tamaño y en el lugar donde nos lo haremos. Es muy importante que elijamos muy bien el motivo, pues es algo que nos va a acompañar durante toda la vida (aunque en la actualidad existen diversas técnicas con las que podemos borrarlo en caso de no quedar satisfechos o de arrepentirnos en un futuro).

El lugar de nuestro cuerpo elegido para el tatuaje también es muy importante: podemos realizarlo en zonas que no sean muy visibles, si queremos estar seguros de que podemos taparlo en un momento dado (como en la espalda o en el torso), o en zonas que generalmente están al aire y que lo harán visible durante la mayoría del tiempo (como las manos, los antebrazos o los tobillos).

Muchas personas eligen el lugar del cuerpo en el que se van a tatuar en función de lo que les pueda doler: generalmente en las zonas del cuerpo donde la piel es más fina, acumulamos menos grasa y hay más terminaciones nerviosas, como los pies, las costillas o el cuello, suelen ser las más dolorosas, aunque depende mucho del umbral del dolor de cada persona.

Cómo elegir tatuador, ¿qué tengo que tener en cuenta?

Escoger un buen tatuador va a influir muchísimo a la hora de conseguir un buen tatuaje y de proteger tu salud. Te recomendamos que, en este caso, no te guíes tanto por el precio y sí por las sensaciones que te pueda producir el tatuador como profesional. Lo ideal es contactar con distintos tatuadores y poder ver parte de sus trabajos anteriores para que sepas cuál es su estilo y cómo trabaja cada uno de ellos. Ten también en cuenta el tipo de tatuaje que te quieres hacer: si vas a hacerte un tatuaje a color, tienes que buscar un tatuador que sea experto en ese campo, no solo en el blanco y negro, por ejemplo.

También es importante que hables con tu tatuador: es quien mejor te puede aconsejar sobre tu futuro tatuaje y te responderá a todas las preguntas que tengas. Quizás puede personalizar tu diseño con algún toque original, sugerirte una mejor localización, etc. Escoge a un tatuador con el que puedas hablar francamente y que te dé soluciones a las cuestiones que le plantees con confianza.

tatuaje

Las medidas de higiene del estudio de tatuajes

Igual de importante que elegir un buen tatuador es comprobar las medidas de higiene que se toman en el estudio de tatuajes. Antes de decidirte por el profesional que te va a tatuar, visita varios estudios y comprueba que en todos ellos se siguen las normas de higiene y limpieza establecidas para estos locales.

Ten en cuenta que todo el material que entra en contacto con la piel o con la sangre debe ser desechable y debe estar esterilizado. Asimismo, el tatuador debe desinfectarse las manos antes de comenzar a trabajar y debe usar guantes de un solo uso.

Cómo prepararme y preparar la piel para hacerme un tatuaje

Una vez has decidido tu diseño, su tamaño, el lugar del cuerpo y has seleccionado a tu tatuador, solo queda ponerse manos a la obra. Hacerse un tatuaje, sobre todo si es el primero, puede ponernos algo nerviosos, por lo que es muy importante que nos relajemos para que el tatuador pueda hacer el mejor trabajo posible. Tener confianza en el profesional hará que nos encontremos calmados y que incluso disfrutemos del proceso.

A la hora de preparar la piel para hacernos un tatuaje, se recomienda siempre que la zona se encuentre bien hidratada y libre de vello corporal. Es recomendable que nos depilemos extrayendo el pelo de raíz (con cera o depiladora) unos tres días antes y que hidratemos la piel correctamente para que los poros no estén abiertos.

Los cuidados del tatuaje

Una vez realizado nuestro tatuaje, el tatuador lo protegerá con vaselina y lo vendará. Unas horas más tarde podemos proceder a quitar el apósito y tenemos que lavarlo con cuidado con agua y jabón hipoalergénico, y secarlo sin rascar y de forma suave. Durante los siete o diez días siguientes es importante que prestemos especial atención a la higiene de nuestro tatuaje, lavándolo con jabón neutro y aplicando pomada cicatrizante unas tres o cuatro veces al día. En este tiempo es importante evitar rozaduras causadas por la ropa o el calzado, la luz solar directa o el agua del mar.

Pasado este primer período de curación, solamente debemos asegurarnos de que mantenemos el tatuaje limpio e hidratado con una higiene normal. Recuerda usar protector solar adecuado cuando vayas a la playa y a la piscina, y disfruta de tu nuevo tatuaje.

Precauciones

  • En un 11% de las tintas se han encontrado microorganismos que pueden originar infección.
  • Un 60% de los colorantes tiene pigmentos azoicos: colorantes sintéticos, que pueden liberar aminas aromáticas (compuestos derivados del amoniaco) que se relacionan con algunos tipos de cáncer, como el de vejiga y productos químicos peligrosos como hidrocarburos aromáticos y metales pesados.
  • Solo un 30% de los colorantes utilizados están homologados, aunque en España, la legislación es muy rigurosa.
  • No se conocen los efectos a largo plazo de los tatuajes a largo plazo, pues no hay estudios científicos contundentes.
  • Los tatuajes pueden producir eccema alérgico de contacto, así como sarcoidosis por deposito en el lugar de la inoculación.
  • El informe de la comisión europea, dice que hasta un 5% de las personas tatuadas presenta infección bacteriana, alergia o hipersensibilidad retardada.
  • No debemos olvidar que muchos pacientes se terminan “arrepintiendo” y se lo quieren eliminar, y estos es más difícil en el caso de azul claro, verde, amarillo y blanco, y más facil con azul, negro y gris.
 Imágenes | Pixabay / iStock Belijmishka