Salud

Lipoescultura láser: conoce lo último en Cirugía Plástica

Los tratamientos de estética mejoran día a día. Cada vez son menos agresivos y más eficaces. En este artículo, nos centramos en la lipoescultura láser, un método para eliminar la grasa focalizada.

Las técnicas estéticas para solucionar temas como la acumulación de grasa mejoran de día en día. En la actualidad existe una versión muy mejorada de la conocida liposucción. Te explicamos en qué consiste la lipoescultura láser y los beneficios que tiene sobre la liposucción tradicional.

¿Qué es la lipoescultura láser?

Al igual que en el caso de la liposucción, la lipoescultura láser sirve para eliminar la grasa acumulada en diferentes partes del cuerpo. El proceso se lleva a cabo utilizando la tecnología láser. Mediante esta se aplica calor a la grasa y se derrite.

El láser se utiliza de manera focalizada, así que tan solo se aplica sobre la grasa y no hace daño a ningún órgano o tejido. Una vez se ha derretida la grasa, se extrae por medio de una cánula, dejando la parte limpia, con la consiguiente reducción de volumen.

La cánula preparada para la extracción y el láser van unidas, esto evita que haya que realizar cortes innecesarios. La luz del láser funde la grasa e inmediatamente va siendo absorbida.

Los tratamientos dependen de la cantidad de zonas en las que se quiera aplicar y del volumen de grasa que se desee quitar. Existe una energía máxima a aplicar, de la cual dependerá la cantidad de zonas a tratar, por lo que debe consultar a su cirujano qué zonas se podrían tratar en su caso concreto.

ventajas de la lipoescultura láser

Ventajas de la lipoescultura láser sobre la liposucción

Como es de esperar, la técnica más novedosa tiene ciertas ventajas sobre la anterior. Una de ellas es el postoperatorio. La lipoescultura es mucho menos agresiva y necesita un periodo de recuperación menor. A las 24 horas se puede recuperar la vida normal, aunque con unas normas, como llevar una faja durante tres meses. Sirve para sostener la piel tras la operación, para que esta se adhiera firmemente al área en el que se ha quitado la grasa. Además, se realiza con anestesia local y sedación, evitando las contraindicaciones de la general.

Al no ser tan agresiva, no deja marcas como hematomas o inflamaciones. Esto es otra ventaja estética y beneficiosa para el cuerpo. También se reducen las molestias y los dolores posteriores que conlleva la liposucción clásica.

Otra de las ventajas es el tipo de áreas en el que se puede llevar a cabo con facilidad, como la cara interna de los muslos o la zona de la papada, mucho más fáciles de tratar con este sistema. Además, el efecto “retractor” que tiene el láser sobre la piel ayuda a recuperar la firmeza, algo que no sucede con la liposucción. En el caso de las intervenciones postparto o faciales, la piel volverá a la posición original. Se consigue un efecto 2 en 1, la eliminación de grasa y el “skin tightening”, o retracción cutánea.

Además de las ventajas que hemos mencionado hay otras . Por ejemplo, la compatibilidad con la lipotransferencia. Este método permite que la grasa que se saca de un lugar se pueda colocar en otro lugar, como los glúteos o el pecho, sin embargo debe preguntar si en su caso es posible realizarlo. 

Cosas que debes saber sobre la lipoescultura láser

La ausencia de inflamaciones y la pronta recuperación tras una lipoescultura permite que el paciente vea los resultados desde el primer momento, sin embargo, los resultados definitivos llegan a partir de la cuarta semana. El proceso de retracción de la piel se extiende por varios meses.

No se puede realizar si estás embarazada, si sufres obesidad, si tienes problemas inmunológicos, diabetes, problemas de corazón, si has sufrido cáncer, etcétera. Si este es tu caso, consulta antes con tu médico para recibir orientación.