Bienestar, Salud

La cirugía lasik: líbrate de las gafas antes del verano

Qué es y cómo se realiza la cirugía lasik como tratamiento definitivo de problemas de visión como miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Son muchas las personas que utilizan gafas o lentillas en su día a día debido a problemas como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. En un gran número de estos casos es posible corregir estos problemas de visión a través de la cirugía láser ocular y poder así deshacerse de gafas y lentillas definitivamente. La cirugía lasik es una de las opciones a nuestro alcance.

¿Qué es la cirugía lasik?

La cirugía lasik es un procedimiento mediante el cual se remodela la córnea del paciente, consiguiendo así mejorar su visión hasta el punto de no tener que usar gafas o lentillas. La cirugía lasik puede aplicarse desde los 18 años hasta los 50 (siempre siguiendo el consejo de nuestro médico) y mejora la visión en caso de sufrir miopía (no ver correctamente de lejos), hipermetropía (no ver correctamente de cerca) o astigmatismo (ver deformadas las imágenes). La cirugía lasik, sin embargo, no es capaz de mejorar la presbicia o vista cansada.

Los trastornos de la visión de los que hemos hablado se producen por una alteración de la relación entre la curvatura de la córnea y la longitud del ojo, cuando los rayos de luz no se refractan de la forma adecuada produciendo una visión borrosa. Con la cirugía lasik lo que se hace es modificar la forma de la córnea con el fin de que los rayos de luz se enfoquen con normalidad sobre la retina y, como consecuencia, las imágenes puedan verse con nitidez.

Historia y orígenes de la cirugía lasik

Desde la década de los 40 se vienen desarrollando distintos tipos de cirugía ocular para corregir de forma permanente los errores de refracción. A comienzos de los años 70 la técnica más utilizada era la queratotomía radial, realizando cortes radiales en la córnea, y unos años después comienzan a utilizarse tornos mecánicos para el tallado superficial de la córnea. No es hasta mediados de los años 80 cuando los láseres comienzan a desplazar a los tornos mecánicos, perfeccionando la cirugía refractiva y mejorando de forma significativa los resultados obtenidos.

El láser es una tecnología que permite que los rayos de luz normalmente dispersos se concentren en potentes haces de diferentes longitudes de onda. Esto, junto con el mapeo por ordenador que también utiliza la cirugía lasik, hace de este procedimiento uno de los más utilizados para las intervenciones de remodelación de la córnea.

lasik

¿Cómo es el procedimiento de cirugía lasik?

La intervención con cirugía lasik es un proceso rápido que no suele durar más de 20 minutos, que se realiza solo con una anestesia superficial en el ojo y que permite operar ambos ojos en una misma sesión. El post-operatorio es breve y poco doloroso: el paciente puede salir de la clínica por su propio pie y reincorporarse a su vida normal al día siguiente.

Examen ocular y revisión

Lo primero que tenemos que hacer si tenemos en mente operarnos con cirugía lasik es acudir a nuestro médico de confianza. El profesional médico es quien mejor nos puede aconsejar qué método es el ideal para nosotros, dependiendo de nuestras características y necesidades.

Para poder optar a la cirugía lasik, nuestro trastorno visual debe encontrarse ya estable (por eso no se recomienda operarse antes de los 18 años) y nuestra córnea debe tener el grosor adecuado para poder llevar a cabo la operación (existen pacientes con la córnea demasiado fina que no pueden someterse a este tipo de cirugía). Además, también debemos encontrarnos dentro del rango de dioptrías ideal para poder operar (por norma general no se recomienda a aquellas personas con más de 12 dioptrías).

El preoperatorio

Antes de la operación debemos encontrarnos en la sala aproximadamente 15 minutos antes de entrar a quirófano: en ese momento se aplica al paciente la anestesia local a través de un colirio. Una vez en el quirófano, cuando el colirio anestésico ha hecho efecto, se procede a la inmovilización de los párpados. Es importante que durante el tiempo que dura la intervención (y también antes y después de la misma) nos encontremos relajados y confiemos en nuestro cirujano.

Cómo es la operación

La intervención es totalmente indolora y segura, ya que, a pesar de que el cirujano nos pedirá que miremos a un punto fijo y no movamos los ojos, esta cirugía cuenta con la tecnología eye-tracker, diseñada para corregir estas posibles desviaciones.

Creación y reposicionamiento del flap

Durante la operación lo que hace el cirujano es seccionar, retirar y apartar una pequeña parte de la córnea, que queda unida al ojo por un solo punto (como si fuera una pequeña tapa y al que llamamos flap corneal). Gracias a esta sección se puede acceder a remodelar la córnea, y una vez hecho esto, se vuelve a colocar el flap en su sitio sin necesidad de suturas.

El postoperatorio

El postoperatorio, como hemos dicho, es muy sencillo. Después de la intervención se reposa durante unos 15 minutos en una sala oscura, y después pasamos a una primera revisión en la que se evalúa el resultado de la operación y en la que ya seremos capaces de apreciar los primeros cambios. Si todo ha salido bien, se receta al paciente un colirio y unas lágrimas artificiales para usar en los siguientes días, y puede marcharse a su casa.

Lo más recomendable es que alguien le acompañe (pues por el efecto de la anestesia puede verse borroso durante un rato), y que utilice gafas oscuras debido a la fotosensibilidad posterior a la operación. Es importante que no nos frotemos los ojos en los siguientes días.

Riesgos y efectos secundarios de la cirgugía lasik

Al tratarse de una intervención quirúrgica, la cirugía lasik no está exenta de riesgos. Los efectos secundarios que más suelen darse entre los pacientes son la sequedad en los ojos, que puede obligarnos a utilizar lágrimas artificiales, y una mayor sensibilidad a la luz. Puede darse también una reducción del contraste o una cierta irritación ocular.

Una de las preguntas más frecuentes referentes a la cirugía lasik es si es posible, con el tiempo, operarse de cataratas tras haberse sometido a la remodelación corneal: sí es posible hacerlo, si bien es importante que nuestro médico esté informado para saber qué tipo de lentes tiene que implantar en el momento de la operación.