Salud, Salud Dental

¿Qué son las Incrustaciones dentales?

Los mayas ya usaban las incrustaciones para aumentar su belleza corporal. Hoy esta moda sigue vive gracias a la cultura hip hop.

Seguro que alguna vez has visto a alguna persona, generalmente suelen ser mujeres, con un pequeño brillante en uno de sus dientes. Estas técnicas de embellecimiento dental no son ninguna novedad, sino que tienen una gran historia detrás: desde los inicios de la odontología como especialización se han realizado en las diferentes culturas, a lo largo de todo el mundo y de toda la historia, incrustaciones dentales de distinto tipo y con diversas técnicas para hacer la sonrisa más atractiva o con fines simbólicos. Esta es la historia de las incrustaciones dentales a lo largo del tiempo.

¿Qué son las incrustaciones dentales?

La técnica de incrustación dental lleva poniéndose en práctica desde hace miles de años, y tenemos documentación de su uso desde el 2500 a.C., en la época de los fenicios, a través de sus restos arqueológicos. A través de las técnicas de incrustación dental se insertaban en las caras frontales de los dientes piedras y metales preciosos, como oro o jade, además de tallarlos en distintas formas.

Esta técnica de incrustación dental ha llegado hasta nuestros días en forma de grill: coberturas de metal que se colocan en la parte frontal de la dentadura para embellecerla y que, aunque la mayoría de las veces suelen ser removibles, en algunas ocasiones puede tratarse de adornos permanentes. Estos grills se comenzaron a utilizar en la década de 1980 por los cantantes masculinos de rap y hip-hop en Estados Unidos, pero últimamente la tendencia ha resurgido especialmente a través de las cantantes femeninas más famosas como Madonna, Katy Perry o Lady Gaga.

Historia de las incrustaciones dentales

Incrustaciones dentales en la Edad Antigua

Como hemos dicho, uno de los pueblos más antiguos en comenzar a usar las incrustaciones dentales, con una diferencia de solo 500 años desde que había nacido la odontología, fueron los fenicios que utilizaban bandas y alambres de oro que colocaban en los dientes, perforándolos con ellos. En este caso no se trataba de incrustaciones decorativas, sino que eran el antecedente de nuestros actuales puentes e implantes, solo que realizados con materiales preciosos.

Más tarde, alrededor del 600 a.C., el pueblo maya comenzó a utilizar los alvéolos de las conchas marinas como implantes dentales funcionales, pero al mismo tiempo comenzaron a realizar incrustaciones de piedras preciosas en las piezas dentales como jade, obsidiana o cuarzo.

Estas incrustaciones, típicas de la aristocracia de la sociedad maya para demostrar su estatus social, se realizaban con taladros de hueso o madera dura en los que se colocaba un abrasivo; previamente se dormía al paciente con algún alucinógeno para mitigar el dolor. Tanto las incrustaciones como las reducciones dentales (sobre todo de los dientes frontales) se realizaban sin llegar a la pulpa dentaria.

La odontología en la Edad Media

Durante la Edad Media no tenemos noticias de incrustaciones dentales, sin embargo se continuaron utilizando materiales preciosos para las prácticas de odontología: concretamente Giovanni Da Vigo fue uno de los primeros médicos que comenzaron a utilizar las hojas de oro para obturar las caries. Es importante mencionar que fue en esta época cuando la población se comenzó a concienciar de la importancia de la higiene dental gracias a Guy de Chauliac, que promovió diferentes prácticas que influyeron en toda la odontología moderna.

Uso de metales preciosos en la Edad Moderna

Durante la Edad Moderna, los metales preciosos como el oro se siguieron utilizando tanto para realizar obturaciones como para reemplazar piezas dentales. Las piezas dentales de oro se toman como un ejemplo del alto estatus de las personas que las llevan, sobre todo en zonas del este de Europa donde incluso se reemplazan piezas dentales sanas para poder colocar piezas en oro.

grills

Las incrustaciones dentales en la Edad Contemporánea

Por fin llegamos a la Edad Contemporánea, donde aparecen en el siglo XX los grills y la moda de las incrustaciones de oro y de piedras preciosas. Estos grills están generalmente fabricados en oro, plata o platino, y se fabrican de forma personalizada para que encajen con la dentadura de la persona que los va a llevar. Aunque estos grills son seguros en su uso a corto plazo, lo correcto es no utilizarlos por un tiempo prolongado, ya que todavía no disponemos de información como para hablar de su seguridad.

Desde Nueva York, la moda de los grills se movió hasta Oakland a través de los artistas de rap y hip-hop, y tuvo un resurgimiento en los últimos años gracias a su inclusión en la cultura popular y en la música pop.