Bienestar, Salud

Distintos tipos de trastornos de ansiedad

La ansiedad social, las fobias, los trastornos de pánico: ¿en qué se diferencian? El Director Clínico de Mental Health de Bupa, Pablo Vandenabeele, repasa los distintos trastornos de ansiedad.

Todo el mundo experimenta ansiedad ocasionalmente: a lo mejor queda poco para un examen importante o nos sentimos presionados en el trabajo. Pero para alguien que tiene un trastorno de ansiedad, los sentimientos de ansiedad, preocupación y miedo, son persistentes y pueden interferir en sus actividades cotidianas.

Los trastornos de ansiedad son desórdenes mentales habituales, así que seguro que no estamos solos si luchamos contra la ansiedad o nos han diagnosticado un trastorno de ansiedad. Existen varios tipos distintos de trastornos de ansiedad. A continuación explico brevemente algunos de ellos y en qué se diferencian.

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

El trastorno de ansiedad generalizado (TAG) se caracteriza por una preocupación excesiva y duradera; no por algo concreto que esté ocurriendo en nuestra vida, sino por muchas cosas. Aunque los síntomas varían en gran medida, podemos sentirnos irritables, cansados y tener los músculos en tensión. Podemos sentirnos nerviosos, aturdidos o mareados, o tener problemas para concentrarnos o para dormir por la noche. Para que nos diagnostiquen un TAG, normalmente tenemos que tener síntomas durante al menos seis meses. Sin embargo, existe un amplio espectro de síntomas y es probable que los que nosotros experimentemos sean distintos de los de otra persona.

hand-on-train-rail_956988

 

Fobias

Cuando alguien tiene una fobia, tiene un miedo intenso a algo que en realidad no es peligroso (o es muy poco probable que lo sea). Normalmente sólo cuando estamos en esa situación o cerca del objeto al que tenemos fobia (el desencadenante) sentimos los síntomas de la ansiedad. Cuanto más nos acercamos a ese desencadenante, más ansiosos nos ponemos, y por eso tendemos a evitarlo. Si la fobia es grave, incluso pensar en el objeto de la misma puede desencadenar síntomas como sensación de mareo, sudor, falta de aliento o temblores.

Es posible que tengamos una fobia concreta a algo como volar, a algunos animales, al agua o a ir al dentista. O que nuestra fobia sea más compleja, como la agorafobia. La agorafobia es el temor a estar con otras personas y a no poder “escapar” con facilidad, y que puede impedirnos salir de casa.

Trastorno de ansiedad social 

El trastorno de ansiedad social (también conocido como fobia social) se da cuando tenemos un miedo o ansiedad persistente por situaciones sociales que nos obligan a relacionarnos o a comportarnos de una forma determinada.

Es posible:

  • que nos sintamos muy ansiosos por estar con otras personas y por tener que hablar con ellas.
  • que estemos muy cohibidos ante otras personas y preocupados por sentirnos humillados, avergonzados o rechazados.
  • que tengamos miedo de que los demás nos juzguen.
  • que un acto social nos preocupe desde mucho antes de celebrarse.
  • que nos alejemos de los lugares donde va a haber otras personas.
  • que nos ruboricemos, sudemos o temblemos cuando estamos con otras personas.

Trastorno de pánico

Cuando tenemos un trastorno de pánico, sufrimos ataques de pánico recurrentes e inesperados. Los ataques de pánico son periodos repentinos de miedo intenso Existen muchos síntomas de un ataque de pánico y las sensaciones de cada persona pueden ser bastante distintas entre sí. Sin embargo, durante un ataque puede ser habitual que:

  • se nos acelere el pulso cardíaco.
  • sudemos, temblemos o tiritemos.
  • sintamos que nos falta el aliento o que nos ahogamos.
  • tengamos sensación de fatalidad y pesimismo.

Cuando sufrimos un trastorno de pánico, es posible que:

  • sintamos que perdemos el control durante un ataque de pánico.
  • nos preocupe cuándo se va a producir el próximo ataque.
  • evitemos lugares en los que hayamos tenido algún ataque de pánico anteriormente.
  • tengamos miedo a morir durante un ataque de pánico.

Algunos trastornos de ansiedad están relacionados. Por ejemplo, podemos tener un trastorno de ansiedad si tenemos alguna fobia, por ejemplo, la agorafobia.

Cómo obtener la ayuda y el apoyo adecuados

No he entrado en el tratamiento de estos trastornos de ansiedad porque existen muchos medicamentos, terapias y técnicas distintas distintas que pueden contribuir a tratarlos. Lo importante es reconocer si tenemos un trastorno de ansiedad y visitar a nuestro médico de familia. Los trastornos de ansiedad pueden tratarse y pueden superarse. Nuestro médico de familia podrá hablarnos de nuestros síntomas y comentarnos qué tratamientos existen, en función de nuestras circunstancias y preferencias personales.