Salud Dental

Yaeba y diastema: la dentadura imperfecta está de moda

Por normal general solemos buscar una sonrisa blanca, limpia y alineada, y para ello acudimos desde niños a las consultas de los dentistas y ortodoncistas: ellos son los que nos ayudan a conseguir la sonrisa que buscamos. Sin embargo, la moda de las sonrisas imperfectas va ganando adeptos en los últimos años.

Una sonrisa bonita puede abrirnos muchas puertas. La belleza es algo subjetivo, y algunas personas consideran que una sonrisa con los dientes separados o mal alineados también puede ser bella.

A raíz de esto cada día son más los jóvenes que buscan crear de una forma artificial (a través de aparatos de odontología o de distintos tratamientos) esta imperfección en su boca. Las modas más recientes, provenientes de distintos ámbitos son el yaeba y el diastema: sonrisas imperfectas pero con encanto. ¿Sabéis en qué consisten?

Yaeba o dientes desalineados

Imagen de dentioral.com
Imagen de dentioral.com

Los dientes yaeba son una moda proveniente de Japón que consiste en modificar la alineación de los dientes para desalinearlos y, en algunos casos, afilarlos y alargarlos, creando así un aspecto más juvenil, tierno, inocente o en algunos casos hasta algo vampiresco. Muchas de las celebrities japonesas han modificado su dentadura para poder lucir los dientes yaeba, y sus fans no quieren ser menos: las intervenciones odontológicas para conseguir esta peculiar sonrisa han disparado sus cifras en los últimos años.

Este tipo de sonrisa recuerda a la de los niños pequeños, cuando sus piezas dentales aún no están perfectamente alineadas y tienden a acumularse los dientes de leche con la dentadura permanente. La intervención para lograr esta desalineación se realiza en Japón por odontólogos por medio de aparatos dentales, pero no está exenta de riesgos.

Durante el proceso y posteriormente pueden llegar a sufrirse fracturas dentarias y enfermedades periodontales. Incluso esta modificación en la alineación dental puede dar lugar a dolores articulares y musculares, afectando a toda la alineación y postura corporal. El bruxismo y la maloclusión o mordida incorrecta de la mandíbula son otras de las consecuencias a las que se exponen aquellos que deciden modificar su dentadura de esta manera.

Diastema o incisivos separados

ortodoncia

 

La moda de la ligera separación de los incisivos nace en la época dorada del cine francés de la mano de la actriz Brigitte Bardot, que lucía sin complejos su pequeño defecto dental, algo que la hacía incluso más deseable para el público al encontrarla ligeramente imperfecta. Hoy en día el diastema ha vuelto a ponerse de moda gracias a iconos de la música, la moda y el cine como Madonna, Lara Stone, Elijah Wood o Chris Martin, que lucen esta pequeña separación entre sus dientes de manera natural.

El diastema da a la persona un aspecto juvenil y travieso, y tanto es así que no son pocos los casos de jóvenes que solicitan una intervención para separar sus dientes de forma artificial, entre ellos el famoso modisto David Delfín. Cuando el diastema sucede de forma natural se da porque existe una desproporción entre el tamaño de los dientes y el de la mandíbula; sin embargo, para lograrla de manera artificial deberemos utilizar un aparato especial que separa entre un milímetro y milímetro y medio nuestros dientes a lo largo de unos meses.

Tampoco el diastema artificial está libre de riesgos: la mala alineación dental puede dar lugares a dolores de cabeza y a alteraciones de todo nuestro sistema muscular, pudiendo ser la causante de dolores en articulaciones como las rodillas o los tobillos.

Antes de someternos a alguna de estas intervenciones por una moda debemos sopesar los pros y los contras de cada una de ellas, dando siempre prioridad a nuestra salud.

Revisado por:
Patricia Zubeldia
Odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental