Salud Dental

Ventajas de los implantes dentales

Los implantes dentales son más cómodos y duraderos que otras soluciones para reemplazar un diente perdido y a la vez más económicos.

Cuando se pierde un diente, el hueso que rodeaba la raíz de éste empieza a disminuir o a atrofiarse y los dientes adyacentes intentan ocupar el espacio de este diente perdido. La pérdida de un diente no solo afecta a la sonrisa, sino que, además, cambia la forma del rostro, lo que hace que se vea prematuramente envejecido.

Actualmente, existen diversos tipos de prótesis dentales para sustituir la pérdida de una pieza dental, pero la solución más cómoda, eficaz y duradera es indudablemente el implante dental. Además, desde los primeros implantes creados, progresivamente presentan innovaciones que están mejorando sus prestaciones y reduciendo su coste, volviéndolo mucho más económico para el paciente.

Procedimientos

El estudio clínico y radiológico permite realizar un correcto diagnóstico previo a la colocación del implante dental. El implante dental suele ser un pequeño componente de
titanio que sustituye la raíz del diente perdido y se inserta en el hueso. Sobre él se coloca una corona, que será la parte visible, que restaura la funcionalidad y estética de la pieza perdida.

El implante dental está recomendado para casos de pérdidas de dientes por enfermedad (enfermedad periodontal, caries, etc.), tras la pérdida dental debida a accidentes y en caso de ausencia congénita de dientes. En general, cada pieza pérdida debe reemplazarse por un implante. No obstante, en algunas zonas de la boca, donde los dientes reciben menos carga, es posible reducir el número de ellos.

El implante normalmente se coloca con anestesia local, y algunos, como los de carga inmediata, permiten reducir todo el procedimiento. Los últimos avances en implantología permiten, en la misma sesión, realizar la extracción de un diente, colocar el implante e incorporar inmediatamente la prótesis provisional, sustituyendo el diente en el momento.

Los implantes asistidos por ordenador, CAD-CAM, se fijan de manera mucho más precisa e indolora, pues previamente se realiza una TAC (Tomografía Axial Computerizada) al paciente que proporciona toda la información anatómica necesaria. También hay menor probabilidad de que la corona se afloje con el tiempo y, a nivel estético, el resultado es más eficaz.

banner-implantes-750px

Ventajas de los implantes dentales

  • Es la opción más segura, pues la prótesis va unida al hueso, y no a otros dientes.
  • Evita la pérdida ósea al conservar la función sobre el hueso.
  • La sensación masticatoria es similar a la de un diente natural.
  • Tiene mayor duración, con tasas superiores al 90% en períodos de 20-30 años.
  • El hueso está sometido a una fuerza similar al masticar que con los dientes naturales, con lo que permite conservar su forma biológica.
  • Se produce osteointegración, que es una unión directa a nivel molecular de la superficie de titanio del implante con el hueso. Esta unión es tan fuerte que la única forma de separar el titanio del hueso sería extrayendo el hueso que lo rodea. La osteointegración tiene lugar en unas 6-8 semanas.
  • En casos de pérdida completa de todos los dientes, los implantes dentales son la solución idónea para mejorar la calidad de vida, pues muchos pacientes que llevan prótesis completas experimentan una dificultad considerable para adaptarse a las dentaduras de quita y pon. El implante dental es fijo y cómodo y no hay piezas de las cuales preocuparse porque una vez se ha colocado seguirán funcionando bien.
  • Ausencia de dolor. En ningún momento del procedimiento se siente dolor ni molestias y, en la mayoría de los casos, el postoperatorio supone menos incomodidades que otras intervenciones más comunes en odontología.
  • El mantenimiento de los implantes es similar al que necesitan los demás dientes.
  • El implante dental es mucho más sencillo a la hora de mantener una higiene bucodental correcta.

En definitiva, los implantes dentales se han convertido en una excelente alternativa a la dentadura postiza.

Si bien requiere una inversión de dinero mayor que una dentadura removible o un puente fijo convencional, la lista de ventajas es tan amplia que, finalmente, su coste resulta bajo en comparación a los beneficios obtenidos. Las desventajas son muy pocas y los riesgos mínimos. Y nunca podremos sonreír de forma tan natural como con un implante.