Salud, Salud Dental

¿Te van a extraer un diente? Así es como lo harán

Aunque conservar las piezas dentales es fundamental por cuestiones estéticas y de funcionalidad, en ocasiones no queda más remedio que recurrir a la exodoncia.

“Porque te hago saber, Sancho, que la boca sin muelas es como molino sin piedra, y en mucho más se ha de estimar un diente que un diamante”. Estas palabras de Don Quijote a Sancho en la famosa novela de Cervantes muestran cómo por aquel entonces ya se era consciente de la importancia de una boca sana. Y es que conservar las piezas dentales es fundamental porque la pérdida o extracción de las mismas afecta, no solo a la estética de la boca, sino también a su funcionalidad, aunque hoy exista una amplia variedad de soluciones a la hora de reemplazar un diente natural, siendo los implantes una de las más efectivas.

La boca está diseñada para poder funcionar con 32 dientes y cada uno de ellos tiene una anatomía especial para poder ejercer una función concreta dentro de todo el conjunto dental.

Indicaciones

Si bien los profesionales de la Odontología tratan de hacer lo posible por mantener los dientes naturales en su sitio, no siempre se puede, teniendo que recurrir a la exodoncia, como se denomina al acto quirúrgico por el que se extrae un diente al paciente. Una de esas situaciones es cuando las piezas dentales están en muy mal estado y no hay posibilidad de reconstrucción. Con su extracción, se evita el riesgo de sufrir infecciones o enfermedades de las encías.

La exodoncia también es la mejor opción en aquellos pacientes que presentan caries muy avanzadas que no permiten mantener el diente en boca, piezas dentales con fracturas profundas o enfermedad periodontal grave dando lugar a movilidad del diente. También puede ser necesaria ante piezas dentales que no se encuentran en la posición correcta, están asociadas a quistes y tumores, o no han erupcionado del todo. Respecto a esto último, la extracción de las muelas del juicio es la intervención de exodoncia más común.

Antes de dar por perdida una pieza dental, normalmente los odontólogos realizan tratamientos reparadores y conservadores practicando, por ejemplo, una endodoncia, mediante la cual se retira la parte del nervio dañado y se reconstruye la pieza dental en casos de caries o golpes en los dientes.

Tipos de exodoncia

La exodoncia se realiza con anestesia local y con una técnica precisa y sencilla que no suele suponer ninguna complicación, salvo alguna pequeña hemorragia posterior, dolor postquirúrgico o infección, que en la actualidad se da con escasa frecuencia si se siguen a raja tabla las recomendaciones post extracción recomendadas por el odontólogo. Existen tres tipos de extracciones:

  • Para la extracción simplese emplean fórceps y en algunos casos es necesario realizar cortes en la encía.
  • En la extracción de raíces,que se lleva a cabo cuando la corona del diente está dañada, es preciso realizar una incisión en la encía si esta corona se encuentra enterrada debajo de la encía, finalizando con una pequeña sutura.
  • La extracción de dientes incluidoses la que se utiliza para extraer piezas que aún no han erupcionado y en este caso es necesaria una pequeña intervención quirúrgica compuesta por una incisión en la encía, así como eliminar algo de hueso o incluso partir el diente para poder extraerlo. Estas extracciones son muy comunes en las muelas de juicio que no han erupcionado todavía.

Generalmente las extracciones de dientes son las más sencillas, mientras que las de muelas, sobre todo las operaciones de muelas del juicio, suelen ser más complicadas y laboriosas.

¿Te van a extraer un diente? Así es como lo harán

Cuidados antes y después de una extracción dental

En ocasiones, el dentista puede aconsejar tomar antibióticos días antes de la extracción dental para evitar infecciones derivadas de los gérmenes bucales. Para librarse de complicaciones, no se debe ingerir alcohol los días previos a la intervención y, en el caso de los fumadores, es muy aconsejable eliminar o reducir el consumo de tabaco para intentar tener la boca lo más limpia posible.

Si se tienen molestias después de una extracción dental, seguramente el profesional que la ha realizado recete antiinflamatorios e, incluso, antibióticos. En este sentido, es muy importante seguir la medicación pautada para conseguir alivio.

En cuanto a la alimentación, en los primeros días se debe seguir una dieta blanda, evitando alimentos duros que entorpezcan la curación. Un error muy común tras sacarse una muela del juicio es ingerir los alimentos en trozos muy pequeños, lo que es contraproducente, pues esos pedazos pueden entrar en el hueco de la extracción y provocar una infección. Tampoco se debe tomar la comida muy caliente. Por ello es fundamental los primeros 4/5 días tras la extracción, hacer enjuagues con agua tibia  y sal (una cucharadita de sal) después de cada comida para que todo alimento que quede en el alvéolo (o hueco que queda en la encía y en el hueso tras la extracción) se elimine y no pueda dar lugar a infección. Además la sal ayuda a la cicatrización.

La higiene bucal es básica para conseguir los mejores resultados en el proceso de cicatrización. También hay colutorios a base de clorhexidina que sirven para higienizar la cavidad bucal tras una extracción pero será siempre el odontólogo quien te aconsejará su uso o no.