Salud Dental

Tu primera visita al dentista, paso a paso (infografía)

Puede que te acabes de cambiar de clínica dental, tu última cita fuese hace mucho o que incluso no hayas ido nunca al odontólogo. En cualquiera de los casos, ¿quieres saber qué se hace en una primera visita al dentista?

Muchas personas acuden con miedo por primera vez al odontólogo. No saben o no recuerdan en qué consiste una primera consulta, ni tienen idea de qué pasará cuando atraviesen la puerta de una clínica dental.  El desconocimiento se alía con la ansiedad y muchas personas evitan durante años su primera visita por una verdadera fobia al dentista. Pero la imaginación y el desconocimiento pueden jugarnos malas pasadas, y por eso vamos a explicarte en detalle y paso a paso qué se hace durante una primera visita al dentista.

Rápida, cómoda e indolora

Lo primero que debes saber es que en una primera visita no hay pinchazos ni tratamientos dolorosos de ningún tipo. El odontólogo se limita a estudiar y evaluar el estado general de tu salud bucodental, antes de proponer tratamientos concretos si son necesarios. ¿Qué se hace en una primera visita?

  1. Historia clínica

Antes de examinar tus dientes, tu odontólogo querrá saber cómo es el estado de tu salud general. Para ello, la recepcionista de la clínica te pedirá que rellenes un cuestionario.

Es importante que reflejes en él toda la información relevante sobre tu salud, porque pueden surgir algunos problemas si tu dentista desconoce que tienes ciertos problemas, sobre todo, enfermedades infecciosas, diabetes o problemas cardiovasculares.

No te guardes información. Si tienes alergia al látex, tu dentista no usará instrumentos que contengan ese material, y si eres alérgico a ciertos medicamentos o estás en tratamiento con alguno, comunícalo también, para así evitar complicaciones e interacciones entre fármacos.

También es importante que informes si estás embarazada, porque los rayos X pueden dañar a tu bebé y no se recomienda su uso en estos casos.

No debes guardar información sobre tu estado de salud general por temor a que se difunda. Tus datos clínicos son estrictamente confidenciales y están protegidos por la ley. Los odontólogos colegiados, además, tienen la obligación de guardar el secreto profesional.

  1. Exploración y revisiones

Radiografías: A continuación, una de las higienistas de la clínica te realizará una radiografía de la boca, para que tu odontólogo pueda valorar la necesidad de ciertos tratamientos y en qué estado se encuentran los que ya te hayan hecho.

Exploración bucodental: Después, en el sillón de su gabinete, tu dentista estudiará el estado de tus dientes y tu boca ayudándose del pequeño espejo circular con el que todos estamos familiarizados.

Una buena exploración bucodental se compone de:

Revisión general: Exploración en detalle de tu boca; no solo de tus dientes: también se examinan los labios, las mejillas, el paladar, el suelo de la boca y las glándulas salivales para comprobar que están en buen estado.

Revisión de ATM (articulación temporomandibular) El odontólogo comprueba con sus dedos que los movimientos de la articulación que sirve para abrir y cerrar la boca funciona correctamente.

Exploración dental: Una exploración detallada para examinar el estado general de tus dientes y valorar la necesidad de algún tratamiento dental.

Exploración periodontal: Tu dentista comprobará el estado de tus encías para detectar posibles problemas en los tejidos blandos que rodean tus dientes.

Exploración oclusal: Se buscarán posibles problemas de mordida y bruxismo (el hábito de apretar y rechinar los dientes, sobre todo por las noches).

  1. Diagnóstico y tratamiento

Después de haber efectuado todas estas pruebas, tu dentista te hará un diagnóstico personalizado y te propondrá los tratamientos más adecuados para resolver los problemas que ha detectado.

Para explicarte qué ha detectado en tu boca, se ayudará de una cámara intraoral, que te permitirá ver en todo momento tu boca y seguir sus explicaciones, además de las radiografías que te hicieron al principio de la consulta.

Una vez se ha asegurado que has entendido todo, el respaldo del sillón se enderezará y la primera consulta habrá concluido. ¿Había razón para tenerle miedo?

primera-visita-dentista-infografia