Salud Dental

¿Qué es la ortodoncia lingual?

La ortodoncia lingual es un tipo tratamiento en el que los brackets se colocan en la cara interna de los dientes. De esta forma, resultan invisibles desde el exterior.

Esta técnica ha experimentado un gran auge en los últimos años debido a que ha demostrado ser ampliamente eficaz, con la ventaja estética frente a los métodos convencionales. En las técnicas convencionales, los brackets dentales se sitúan en la cara externa (cara vestibular) de los dientes, de forma completamente visible.

En Estados Unidos y Japón esta técnica se realiza desde hace más de 30 años pero en Europa es mucho más reciente. Inicialmente fue ideada para evitar lesiones en deportistas. Debido a su especial biomecánica y a que es completamente estética, la ortodoncia lingual es una técnica con gran aceptación por parte de los pacientes.

¿Quiénes pueden optar a este tratamiento?

Todas las personas que deseen corregir la estética y la función dental por medio de ortodoncia pueden recurrir a la ortodoncia lingual. No obstante, la decisión final acerca de qué técnica utilizar la debe tomar el ortodoncista, ya que no es posible usarla en todos los pacientes.

Los tratamientos de ortodoncia lingual llevan aproximadamente de 9 meses a 2 años, aunque varía de acuerdo al caso clínico y la complejidad del mismo. En cualquier caso, la ortodoncia lingual no es más larga que un tratamiento tradicional. En ambos casos se necesita un período de adaptación y cuidados específicos que son explicados con detalle a cada paciente.

Para optar a la ortodoncia lingual es necesario un estudio personalizado para establecer un plan de tratamiento.

Ortodoncia lingual

Ventajas y Desventajas

La buena alienación de los dientes es primordial para una buena salud bucal y general con una menor incidencia de caries, problemas periodontales, así como su derivación en otras dolencias (dolores de cabeza, cuello, etc.).

Claramente la principal ventaja de este tratamiento es que los brackets no son visibles. Esto hace que sea cada vez más la técnica de elección para la mayoría de los pacientes, obteniendo los mismos resultados , sin que se vean los aparatos, siendo por tanto una técnica ideal para pacientes adultos que por su actividad necesiten un tratamiento estético.

Por el contrario, como desventaja, el acostumbramiento a los brackets por su roce con la lengua puede llevar unos días más en algunos pacientes y el coste es mayor respecto a los tratamientos convencionales.

Se calcula que el coste de la ortodoncia lingual es aproximadamente un 35% a 40% superior al de la técnica convencional debido a que los costes materiales son mayores, la técnica es más sofisticada y existen menos profesionales capacitados para realizarla.

Como alternativa a esta técnica también existe el sistema invisalign que es más estético, presenta un tiempo de tratamiento más rápido, emplea alineadores que son prácticamente invisibles y se pueden quitar y no necesita brackets.