Salud Dental

La importancia de la calidad en el material de los implantes dentales

A la hora de ponerse implantes dentales es importante acudir a un profesional de confianza.

Cada año se ponen en España entre 300.000 y 400.000 implantes dentales, según datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA). Los implantes son sustitutivos de de las raíces de los dientes ausentes o perdidos por cualquier causa (accidente, enfermedad, malos cuidados…) para colocar sobre estos implantes las coronas y solucionar así su función de masticación y estética.

Lo habitual es que estén fabricados de titanio químicamente puro, aunque últimamente también se han posicionado en el mercado los de zirconio, y se colocan dentro del maxilar o la mandíbula. La osteointegración del implante (el 98% de ellos consiguen integrarse en el hueso maxilar) es el proceso por el cual el implante se une al hueso. Los implantes dentales actuales no tienen fecha de caducidad conocida y en los tratamientos en los que son usados demuestran resultados óptimos de duración, confort, estética y fiabilidad.

El titanio es un material muy resistente en la boca, biocompatible, que favorece la osteointegración, altamente resistente al trabajo masticatorio y que es más ligero que la mayoría de los materiales de construcción por su baja densidad.

En cuanto al zirconio, de reciente aparición en el mercado, sólo apuntar que los estudios lo avalan como un material de resultados similares al titanio, también con buena aceptación biológica y cuya tendencia en la clínica es a usarlo en la parte anterior de la boca, por estética y por esa similar capacidad de osteointegración. Además, se utiliza en los pacientes alérgicos al titanio.

¿Cuánto cuestan los implantes?

Los precios de los implantes son variados dependiendo del centro dental, de la formación del profesional y de los materiales empleados. Se trata de buscar el equilibrio entre pagar lo justo y garantizar la calidad del tratamiento, desconfiando siempre de las ofertas.

Calidad de los implantes dentales

Para saber qué tipo de implante poner, el paciente debe someterse a pruebas médicas y diagnósticas, que indicarán su estado de salud general y el de su boca. Un correcto diagnóstico de todo ello asegurará el manejo y éxito del implante. La diferencia de precios entre implantes, sean del material que sean, no justifica la disparidad de precios existentes en el mercado.

Lo que un paciente debe saber sobre sus implantes es qué tipo de implante se le colocará y porqué. Así que lo mejor y más práctico es que acuda a un dentista de confianza y se deje aconsejar por él y no por las ofertas de las clínicas ‘low-cost’, tan de moda últimamente.

Otra clave a conocer: los implantes deben cumplir los criterios de calidad de la Unión Europea, pero también deben contar con un soporte científico e investigador, que avale su uso y predictibilidad para el tratamiento. El implante debe contar con el respaldo de una suficiente investigación a largo plazo para que sepamos que dentro de los parámetros sanitarios es un implante con una alta tasa de éxito a largo plazo.

¿Cómo se cuidan los implantes?

Una buena higiene bucodental es básica para el mantenimiento de los implantes, independientemente del material que estén hechos. Además, se debe evitar prestar atención a la posible aparición de periimplantitis una vez osteointegrados, que es la pérdida de hueso alrededor del implante y a la que se debe poner freno si no se quiere perder también el implante dental.

Acudir periódicamente al dentista a revisar implantes y estado de salud general de la boca es básico para asegurar el éxito de un implante.

En resumen:

  • Todos los implantes comercializados deben cumplir unos requisitos mínimos avalados por la Unión Europea y los controles de calidad de la marca CE.
  • Su calidad es importante, pero no lo es menos la profesionalidad del dentista que los coloca, la salud bucodental del paciente y el estado de salud general del mismo.
  • Las empresas que comercializan los implantes hacen cientos de pruebas, in vivo e in vitro, para verificar su calidad, eficacia y su seguridad.
  • Tenga siempre en cuenta que todo lo barato, al final, sale caro. En tratamientos de implantes dentales, también.