Salud Dental

Higiene bucodental y enfermedades vasculares

La mala higiene bucodental dará lugar, a medio-largo plazo una infección en las encías, conocida como periodontitis o piorrea.

Esta enfermedad que afecta a los tejidos que sostienen los dientes provocada por bacterias. Cuando esta infección afecta a la encía provoca un proceso inflamatorio que se llama gingivitis y que si se trata a tiempo puede solucionarse. El problema es cuando esta periodontitis se mantiene mucho tiempo, se produce una destrucción más profunda que llega hasta el hueso de soporte del diente, reabsorbiendo éste, acumulándose cada vez más bacterias.

La enfermedad periodontal es la principal causa de pérdida de dientes, afectando en España, a un porcentaje muy importante de los adultos mayores de 35 años.

Pero el problema de estas enfermedades periodontales no es que afecten sólo a la cavidad oral, sino que también puede provocar otras enfermedades muy graves de otros órganos distantes.

Se tienen numerosas evidencias científicas y clínicas sobre el impacto negativo que provoca la periodontitis sobre la salud, considerada como un factor de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular, por lo que la Sociedad Europea de Cardiología aconseja su prevención y tratamiento. Los cardiólogos advierten que la periodontitis se asocia con la aparición de aterosclerosis y, por tanto, con un incremento del riesgo de padecer un infarto de miocardio o un ictus cerebral.

Por este motivo, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración y la Sociedad Española de Cardiología han intentado aunar esfuerzos para estudiar esta vinculación que existe entre las enfermedades periodontales y las cardiovasculares, dando lugar a un manual sobre “Patología Periodontal y Cardiovascular: su interrelación e implicaciones para la salud”. Según advierten, las enfermedades periodontales liberan a la sangre una gran cantidad de sustancias dañinas que pueden afectar a diferentes órganos del cuerpo, además de desestabilizar las placas de grasas adheridas a las arterias que puedan existir en los vasos sanguíneos del corazón o el cerebro, desencadenando el infarto.

Además, en los últimos años se ha podido observar que existe una asociación entre enfermedades periodontales y diabetes que se puede convertir en un círculo vicioso: la diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedad periodontal y a su vez, la enfermedad periodontal puede afectar al mejor o peor control de la diabetes.

Por tanto, la enfermedad periodontal sigue siendo una asignatura pendiente en nuestro país, primero por su enorme incidencia entre la población y, en segundo lugar, por su repercusión en las patologías cardiovasculares, que son las responsables de la mayoría de las muertes en España.

Para ayudar a prevenir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares relacionadas con la salud bucodental se recomienda, en primer lugar, cuidar tus dientes y encías cepillándote, como mínimo, dos veces al día con pasta de dientes fluorada y utilizar hilo dental, tal y como os explicamos en la entrada: “Así es como debes cepillarte los dientes, ¡toma nota!”; en segundo lugar, visitar a tu dentista, al menos, dos veces al año; y, por último, mantenerse alerta a los signos que te hagan sospechar de que estás padeciendo una enfermedad periodontal, como son las encías rojas e hinchadas y el sangrado al cepillarse los dientes, con lo que debes acudir sin demora a tu dentista para que te trate la enfermedad.