Salud Dental

Diferencias entre la ortodoncia invisible y los brackets transparentes o estéticos

La ortodoncia sigue siendo uno de los tratamientos más efectivos y recurrente en las clínicas dentales de la actualidad para solucionar problemas de alineación dental o funcionales (como mordida cruzada)

Sin embargo, su evolución constante ha permitido desarrollar nuevas soluciones de ortodoncia que, entre otros aspectos, han logrado una mejora en la imagen estética de los pacientes durante el tratamiento. Es el caso de las técnicas de ortodoncia invisible y de los brackets estéticos o transparentes.

Ortodoncia

¿Qué es la ortodoncia invisible?

La ortodoncia invisible es un tratamiento orientado a mejorar la alineación de los dientes, además de otros aspectos funcionales relacionados con la salud bucodental, como la mordina.

En la ortodoncia invisible primero se hace un estudio previo del caso concreto del paciente y se configura el sistema de alineadores necesario. Gracias a un sistema innovador de predicción en 3D, es posible ver desde el primer momento el resultado final del tratamiento con gran aproximación.

El paciente llevará puestos los alineadores durante 22 horas al día y acudirá a revisiones periódicas, conforme los resultados del tratamiento vayan causando efecto, siguiendo las indicaciones de su ortodoncista.

¿Qué son los brackets transparentes?

Los brackets transparentes son aquellos que han sido desarrollados con un material que les da una tonalidad blanca similar a la de los dientes del paciente. Normalmente, se utiliza cristal de zafiro, porque mantiene una mayor durabilidad a nivel estético, sin cambios de color o tinciones.

Los brackets transparentes no tienen una diferencia de uso respecto a los brackets tradicionales metálicos, sino que basan su valor en la mejora estética para el paciente.

Ventajas de la ortodoncia invisible

La primera ventaja de la ortodoncia invisible se encuentra evidente en su denominación. Es un tratamiento que resulta poco perceptible para el resto de personas. Los alineadores son completamente transparentes y permiten mantener la estética de la sonrisa.

Pero tienen más ventajas. Entre ellas que se puedan quitar y poner en momentos puntuales, por ejemplo para comer. Esto hace mucho más llevadero el tratamiento y la limpieza de los alineadores,  que pueden lavarse y volver a ser colocados.

El tratamiento con ortodoncia invisible tiene además  ventajas adicionales. Por ejemplo, la posibilidad que hemos señalado anteriormente, de ver cuál va a ser el resultado final desde el primer día de tratamiento.

Además, necesitarás menos visitas de revisión periódica con el ortodoncista que con otras técnicas de ortodoncia, como los brackets tradicionales.

Ventajas de los brackets transparentes

Los brackets transparentes han demostrado ser igual de eficaces en un tratamiento de ortodoncia que los brackets tradicionales. Por tanto, en casos más severos son muy recomendables.

Su principal ventaja, no obstante, es la estética que ofrecen al paciente. Comparados con los brackets metálicos, son mucho más atractivos y, si bien son perceptibles, el efecto en la sonrisa es mucho menor.

Hay que tener en cuenta también que el cristal de zafiro, utilizado en muchos brackets transparentes es, además de estético, es bastante más higiénico y duradero que los modelos tradicionales. A pesar de que con ellos el periodo de tratamiento es menor, es una ventaja que el desgaste del material sea inexistente.

Principales diferencias entre ortodoncia invisible y brackets transparentes

Tanto la ortodoncia invisible como los brackets transparentes son dos tratamientos estéticamente muy recomendables. Sin embargo, la ortodoncia invisible es mucho menos perceptible que los brackets, por lo que el paciente se siente más a gusto con la estética que consigue con los alineadores.

Durante el tratamiento, la ortodoncia invisible es más cómoda, sobre todo porque puede quitarse y volverse a poner. Pero sobre todo es más higiénica, dado que podemos lavar los alineadores siempre que sea necesario.

A nivel de eficiencia, ambos tratamientos son eficaces. No obstante, debe ser un ortodontista profesional quien recomiende uno u otro a cada paciente. De forma general, la ortodoncia invisible es recomendable en casos leves y moderados, mientras que los brackets transparentes son útiles en casos más graves.