Salud Dental

¿Cómo elegir una adecuada funda dental?

Las fundas dentales se utilizan para reforzar piezas dentales deterioradas o debilitadas para que no se estropeen definitivamente.

Una funda dental es un tipo de prótesis que se coloca sobre una pieza dental, imitando la forma y el color del diente. Su fin es protegerla y evitar su pérdida. Lo habitual es emplearlas en las que están incompletas o presentan un gran deterioro. Por ejemplo, se pueden utilizar para restaurar un diente al que le falta un pedazo tras un golpe o para proteger una muela con endodoncia y que ha perdido una parte.

En algunos casos, el problema es que un diente o muela ha sufrido un desgaste inusual. Para evitar la sustitución de esa pieza se coloca una funda, así se prolonga su vida útil. En otros, el motivo es estético, como malformación de dientes o esmalte muy oscuro. El uso es mucho menos común, ya que suelen utilizarse alternativas como las carillas o tratamientos de blanqueamiento dental.  

Y un caso más en el que se suele utilizar una funda o corona dental es cuando hay que completar un implante. Se realiza el implante y, a continuación, se cubre con una funda dental que se ajusta a la forma y utilidad de una muela o de un diente.

Los tipos más comunes de fundas dentales

Una vez que tenemos clara la utilidad de la funda, llega el momento de escoger entre los diferentes tipos de coronas que hay en el mercado. Aunque el dentista será el que nos haga la mejor orientación, es posible que que nos dé más de una opción, como las que veremos a continuación:

  • Fundas cerámicas y de porcelana: Empezamos por las más utilizadas, las cerámicas y las de porcelana. Se emplean más que otras por dos motivos; que imitan muy bien al diente, tanto en la forma como en el color, y que tienen un precio asequible. El precio ronda entre los 150 y los 250 euros, dependiendo del dentista y de la pieza a cubrir. La porcelana sola es la funda más estética que hay, la corona de metal- porcelana es lo que más se usa tradicionalmente, pero, al llevar metal, no queda tan bien.
  • Fundas de resina. Las fundas de resina tienen peor acabado y menor duración que las cerámicas, por eso son más económicas. En muchos casos, se utilizan tan solo como medida provisional.
  • Fundas de zirconio. Son mucho más caras que las cerámicas, cuestan de 450 euros en adelante. El zirconio es un metal blanco, no se utiliza para casos de alta estética porque no tiene mucha translucidez, se utiliza por su resistencia, se está empezando a sustituir por las coronas de metal-porcelana tradicionales, ya que aportan la misma resistencia, pero mayor estética al no llevar nada oscuro grisáceo.

¿Cómo elegir la mejor funda dental en mi caso?

Una vez que conocemos todos estos detalles, llega la hora de elegir. Si el dentista nos plantea estas tres opciones, debemos pensar en el precio, la resistencia y la estética.

Recordemos que las de metal- porcelana ofrecen la mejor relación calidad precio, son resistentes e imitan muy bien el diente. Las de zirconio son mucho más caras, pero muy resistentes. Las de resina duran menos y tienen peor apariencia que las anteriores.