Bienestar, Salud

Cuáles son los sistemas para adelgazar no invasivos más comunes

Entre los principales figuran el método POSE, el balón intragástrico y la dieta proteinada.

El 35,8% de los adultos españoles tiene sobrepeso y el 19,9% obesidad, según el estudio “Sobrepeso y obesidad general y abdominal en una muestra representativa de adultos españoles: resultados del estudio científico ANIBES”, publicado en 2016 en la revista BioMed Research International y coordinado por la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Un Índice de Masa Corporal (IMC) elevado no solo puede suponer un problema estético, sino que aumenta considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos cánceres.

El sobrepeso y la obesidad son, en la mayoría de los casos, prevenibles con una dieta sana y equilibrada, junto con la actividad física diaria. Una vez instaurado el problema de obesidad o sobrepeso, se puede tratar con técnicas mínimamente invasivas, seguras y eficaces, como el balón intragástrico o el método POSE, cada vez más demandados.

peso-saludable

Método POSE

El método POSE (siglas en inglés de Cirugía Primaria Endoluminal de la Obesidad) consiste en algo que era impensable hasta hace bien poco: realizar una cirugía de reducción de estómago por vía oral. Mediante una simple endoscopia, el cirujano realiza una serie de pliegues en el fundus gástrico para modificar el tamaño del estómago y reducir su capacidad, así como en el antro para enlentecer su vaciado. El objetivo es generar una sensación de saciedad constante para que el paciente se sienta satisfecho ingiriendo una pequeña cantidad de alimentos.

Esta técnica se realiza bajo anestesia general y su duración es de unos 40 minutos. Como se trata de una intervención mínimamente invasiva, está considerada de bajo riesgo y el ingreso hospitalario suele ser de tipo ambulatorio o de tan solo 24 horas.

Con el fin de incrementar la pérdida de peso y mantenerla a largo plazo, es necesario acompañar esta intervención de un seguimiento del paciente por parte de un equipo multidisciplinar para que adquiera hábitos alimenticios y un estilo de vida saludables.

Balón intragástrico

Más que un tratamiento concreto para tratar la obesidad, es un programa completo que ayuda al paciente a perder los kilos que le sobran y mejorar su salud gracias a una reeducación alimentaria y unos cambios en su forma de vida.

Adelgazar

Bajo sedación y a través de la boca por endoscopia, el balón intragástrico se coloca dentro del estómago, donde permanecerá durante un plazo máximo de seis meses. Se trata de un globo de silicona que se introduce vacío y, una vez alojado en el estómago, se rellena con una solución salina estéril. El objetivo es que, al ocupar una gran parte del estómago, el balón intragástrico cree una sensación de saciedad en el paciente aun cuando no haya comido nada o muy poco.

Esta intervención no requiere hospitalización y a las pocas horas el paciente puede volver a casa.

Mientras el balón permanece en el interior del estómago del paciente, un equipo de especialistas le brindará el apoyo y asesoramiento necesarios para que aprenda a nutrirse correctamente. Una vez retirado el balón, el programa continúa para consolidar los nuevos hábitos dietéticos saludables. El apoyo y seguimiento de médicos, nutricionistas y psicólogos durante todo el proceso serán imprescindibles para asegurar un buen resultado.

Dieta proteinada

Se basa en la reducción de lípidos y glúcidos en la ingesta, manteniendo el aporte de proteínas y obligando así al organismo a consumir sus propias reservas, primero de glúcidos y más tarde de lípidos, con el consiguiente adelgazamiento.

El tratamiento consta de seis fases. En las dos primeras, el paciente principalmente ingiere productos proteicos, acompañados de las verduras permitidas y una suplementación de vitaminas y minerales.

A partir de la tercera fase, se van incorporando los diferentes grupos de alimentos, con la vista puesta en que el paciente consiga su peso ideal y, sobre todo, siga unas pautas alimenticias sanas y equilibradas que le ayuden a no recuperar los kilos perdidos.

Ya sea el método POSE, el balón intragástrico o la dieta proteinada, es importante recordar que no existen métodos mejores ni peores para adelgazar, siendo necesaria siempre una valoración médica para determinar que técnica es la más apropiada para cada caso de obesidad o sobrepeso.