Bienestar, Salud

¿En qué consiste la presoterapia?

Uno de los tratamientos que está teniendo gran aceptación en los últimos años es la presoterapia. Hay varias razones del por qué este auge, pero éstas pueden resumirse en dos aspectos: sus beneficios estéticos y para la salud.

La presoterapia es una técnica médica indicada para lograr un drenaje linfático en personas que presentan problemas médicos y estéticos, como alteraciones en el sistema circulatorio, piernas cansadas, arañitas vasculares, edemas, celulitis y acumulaciones de grasa.

Este drenaje linfático se realiza aplicando aire al cuerpo, y para hacerlo, es necesario que la persona se introduzca en un traje neumático dotado de un determinado número de cámaras que distribuyen presiones de aire a lo largo de las zonas del cuerpo afectadas.

El traje consta de varias partes de acuerdo a las áreas del cuerpo que se pueden tratar. Por esta razón, está compuesto de fajín (abdomen), botas (pies y piernas), brazos, glúteos, etc.

Esta técnica es muy sencilla de realizar, no es dolorosa, es eficaz, saludable y bastante económica. Además, ofrece resultados inmediatos y brinda una sensación de alivio y descanso que no hay que obviar.

Estética

La presoterapia nace en los años 60 para tratar los problemas vasculares que se derivaron de las vasectomías. Dos décadas más tarde, investigaciones médicas concluyeron que era muy efectiva para otras dolencias, como también para tratar problemas estéticos como la celulitis y las acumulaciones de grasa.

¿Cómo funciona la presoterapia?

Después de que la persona haya entrado en el traje neumático, se aplica una presión de aire de forma ascendente. Estas ondas de presión otorgan a la corriente sanguínea el impulso que necesita para un rápido retorno al corazón.

La presión de aire se aplica de forma controlada de acuerdo a cada paciente y a la parte del cuerpo que se va a tratar. Con esta técnica, se logra la sensación de un masaje con efectos de relajación y compresión suficientes para activar el sistema linfático y, con ello, la eliminación de líquidos, de toxinas, edemas, linfoedemas y trastornos venosos más conocidos como varices.

mejorar drenaje linfático

Cada sesión de presoterapia dura entre 30 y 45 minutos, y la cantidad de sesiones dependerá de los problemas médicos de cada paciente y los objetivos que se quieren lograr. En este sentido, las máquinas de presoterapia están dotadas de programas personalizados que se adaptan a las necesidades y morfología que cada paciente.

¿Cuáles son sus beneficios?

Cuando la presoterapia estimula el sistema linfático, provoca un drenaje de la linfa (fluido transparente que se produce tras el exceso de líquido que viene de los capilares hasta el espacio intercelular), eliminando así líquidos, toxinas y grasas acumuladas en el organismo.

Esta presión de aire es capaz de romper las acumulaciones de grasa localizada en piernas y glúteos, haciéndola circular con el resto de los líquidos retenidos para ser desechado por el sistema linfático. La presoterapia también se aconseja para lograr tono muscular y  estimular el sistema inmunológico.

Esta técnica está indicada para los siguientes problemas médicos y estéticos:

  • Tratar la retención de líquidos
  • Tratar edemas y linfoedemas
  • Estimular el sistema circulatorio
  • Tratamientos relacionados con la obesidad
  • Eliminar y reducir la celulitis, además de prevenir su futura formación
  • Eliminar toxinas y grasas del cuerpo

Por su eficacia, también es muy efectiva en tratamientos post-operatorios que conlleven una acumulación de fluidos, como por ejemplo, la liposucción y la mastectomía. Además, ayuda a recuperar la elasticidad de la piel, facilitando la regeneración tisular y aumentando el aporte de oxígeno a los tejidos.

¿En qué casos no está recomendada la presoterapia?

Aunque la presoterapia es una técnica sencilla, no dolorosa ni invasiva y que, prácticamente no tiene contraindicaciones, hay algunos casos en los que no es recomendable aplicarla:

  • Si el paciente sufre de Trombosis Venosa Profunda (TVP)
  • Si presenta alguna infección o herida en la zona a tratar
  • Si hay dolor o entumecimiento corporal
  • En casos de enfermedades cardíacas graves, o si la persona porta un marcapasos
  • En caso de embarazo
  • Si es un paciente oncológico