Envejecimiento, Salud

Cinco actividades y juegos para las personas mayores que fomentan el envejecimiento activo

Qué es el envejecimiento activo y cómo potenciarlo con actividades lúdicas y dinámicas para mejorar la memoria, la atención, el lenguaje, la autoestima y la motricidad de los más mayores.

El envejecimiento es un proceso que exige una adaptación positiva y continua a toda la serie de cambios que van teniendo lugar con el paso de los años en nuestra vida y en nuestro organismo. En la actualidad, hay una marcada tendencia mundial de incremento de la población mayor de 60 años, lo cual aumenta la necesidad de conocer la importancia y promover un envejecimiento saludable.

Centros de mayores

Qué es el envejecimiento activo en personas mayores

El envejecimiento activo es la habilidad de las personas mayores para mantenerse activos, especialmente quienes van a afrontar la jubilación. El envejecimiento activo incluye todo tipo de actividades que favorecen las relaciones interpersonales de nuestros mayores, les involucran en actividades físicas y mentalesmejoran el control de patologías crónicas.

Algunas de las actividades promotoras del envejecimiento activo son: la estimulación cognitiva, el estímulo de relaciones interpersonales (socialización), el pensamiento y la actitud positiva, el control del estrés, la resiliencia, la percepción del control de lo que uno hace y la autonomía en la vejez. Todas estas condiciones son apoyos a la longevidad y el envejecimiento saludable.

La actividad mental es un pilar fundamental dentro del envejecimiento activo, así como el ejercicio físico. Una adecuada nutrición o la participación social son igual de importantes para la persona mayor. Hay muchas y distintas actividades, algunas de las cuales te mostramos a continuación, que potencian el envejecimiento activo y son realmente divertidas.

Juegos de mesa

Los juegos como el dominó, las cartas, el bingo o el parchís estimulan la agilidad mental y favorecen la participación social, un aspecto fundamental para el bienestar psicológico de las personas mayores y un pilar fundamental del envejecimiento activo.

Actividades abuelos

Algunos estudios, como el realizado por el Instituto Tecnológico del Juguete, señalan los beneficios que aportan los juegos de mesa a la salud física, social y afectiva de las personas mayores: a través de ellos se mejora el estado de ánimo, la satisfacción personal, se ejercitan las habilidades cognitivas, se combate el estrés y la depresión, se eleva la autoestima y se disminuye el sentimiento de soledad.

Pasatiempos

Los pasatiempos y ejercicios de lógica son ejercicios cognitivos que nos ayudan a mantener activa la mente y potenciarla. Por ejemplo, la sopa de letras permite trabajar la atención y la concentración, los laberintos resultan útiles para trabajar las habilidades de planificación o resolución de problemas y los sudokus ejercitan el cálculo, la lógica, la memoria, la planificación, la paciencia, etcétera.

Los crucigramas, por su parte, desarrollan las habilidades lingüísticas, la memoria semántica, el vocabulario y la flexibilidad mental. Otros ejemplos de pasatiempos útiles pueden ser los ejercicios para buscar las diferencias entre ilustraciones o las semejanzas entre parejas de imágenes, que trabajan la observación y la memoria.

Para ejercitar distintas capacidades mentales, es importante realizar la gama más variada posible de ejercicios de estimulación cognitiva. De esta manera, logramos potenciar diferentes aspectos. Cuanto más activas mantengan los mayores sus habilidades cognitivas y su capacidad de aprendizaje, disfrutarán de una mente ágil durante más tiempo.

Excursiones y viajes

Las excursiones y viajes para las personas mayores les permiten ocupar su tiempo libre participando socialmente y de manera activa en actividades agradables que les proporcionan un alto grado de satisfacción y bienestar personal.

Un envejecimiento saludable también radica en realizar actividades que producen placer y nos divierten. De hecho, muchos expertos sitúan las actividades de ocio entre los mejores predictores de la satisfacción vital de las personas mayores.

Talleres y cursos

La jubilación es un excelente momento para volcarse de lleno en las aficiones que siempre se ha querido deseado realizar, pero para las que no se ha logrado encontrar tiempo: cultivar un huerto, hacer un curso de cocina, asistir a clases de baile, de música, de dibujo y pintura, de corte y confección, de teatro, etcétera.

Hoy en día también existe la llamada “Universidad para Mayores”, donde se puede asistir como oyente a clases universitarias de diversas temáticas. También es posible apuntarse a un club de lectura, de cine-fórum, de jardinería, de estimulación de la memoria… En algunos centros culturales y hogares de los jubilados hay clases específicas.

Practicar deporte

Realizar ejercicio físico diario promueve un hábito de vida saludable cuya importancia se acentúa en la vejez. El deporte ayuda a los mayores a mantenerse activos, en buen estado de salud físico y psicológico, eleva su autoestima, les permite ser autosuficientes durante mucho más tiempo, les otorga autonomía en su vida diaria, les ayuda a liberar tensiones y a dormir mejor.

Ejercicio físico para mayores

Hay muchísimos deportes que los mayores pueden realizar comenzando por salir, sencillamente, a caminar por la calle. Montar en bicicleta, hacer senderismo, apuntarse a natación, tomar clases de baile o practicar pilates son actividades suaves que les permiten mantenerse en forma y relacionarse con los demás en su día a día.

Imágenes | iStock / Ljupcodiego_cervo /Halfpoint