Fertilidad, Reproducción Asistida

¿Qué es la vitrificación de ovocitos?

La vitrificación de ovocitos es una técnica de preservación de la fertilidad que permite posponer la capacidad reproductiva de una mujer el tiempo que ella lo desee.

Dentro de los últimos avances en medicina reproductiva, se encuentra la vitrificación de ovocitos o gametos femeninos (óvulos), una técnica ideal para preservar la fertilidad de la mujer.

La técnica de vitrificación es una técnica muy moderna de reproducción asistida que consiste en congelar los óvulos u ovocitos de una mujer para que pueda usarlos el día que decida ser madre.

En España se ha considerado una técnica exitosa, ya que se han logrado varios nacimientos con este procedimiento. De hecho, las tasas de embarazo son similares a las de embarazos con óvulos frescos.

¿Qué técnica se usa para la vitrificación de ovocitos?

Los ovocitos son congelados y solidificados con sustancias crioprotectoras. Para lograrlo, se sumergen en nitrógeno líquido a una temperatura de – 196º C. Para conseguir los óvulos, se siguen los mismos pasos de un ciclo de Fecundación in Vitro: se estimula el ovario con hormonas, se extraen los ovocitos y, en vez de microinyectarlos y fecundarlos, se realiza la vitrificación para que queden almacenados en nitrógeno líquido.

De este modo, los ovocitos se congelan de forma ultrarrápida y se pueden almacenar para cuando sean requeridos por la mujer para su fertilización in vitro posterior.  Aunque se habla de que no hay limitación de tiempo para su conservación, las garantías en torno a su estabilidad y duración en buen estado llegan normalmente hasta los 20 años de conservación.

Mujeres para quienes es indicada esta técnica

Este método se recomienda a:

  • Mujeres que desean posponer su maternidad de acuerdo a razones personales. Por ejemplo: no tienen pareja, su situación laboral no se los permite, etc.
  • Mujeres que se van a someter a una cirugía de ovarios donde se prevee que puedan perder parte del tejido funcional (reserva ovárica), por el tamaño del tumor o quiste a extirpar.
  • Pacientes que van a recibir tratamientos gonadotóxicos, como pueden ser las pacientes oncológicas y no oncológicas. Por ejemplo: cada vez es más frecuente congelar óvulos en pacientes diagnosticadas de cáncer de mama antes de comenzar con la quimioterapia o radioterapia.
  • Mujeres a las que es preferible realizar la transferencia embrionaria en un ciclo distinto al de la estimulación folicular, ya sea por riesgo de Síndrome de
  • Hiperestimulación Ovárica, aparición de pólipos, hidrosalpinx o hidrómetras, ausencia de espermatozoides, etc.
  • Mujeres en las que se prefiere acumular los ovocitos porque no tienen cantidad suficiente de ellos, por ejemplo cuando el objetivo es realizar un ciclo de Diagnóstico Genético Preimplantacional

reproducción asistida

Efectividad del tratamiento

Como dato, se ha logrado que un 97% de los ovocitos superen la descongelación en mujeres menores de 35 años. De estos casos, se ha alcanzado una tasa de embarazo del 65%. Estos logros son prometedores y aumentan en gran medida las posibilidades reproductivas de las mujeres, gracias a la vitrificación de sus gametos en una edad donde los ovarios tienen mayor reserva de óvulos y estos son de mejor calidad.

El hecho de que este método de reproducción asistida permita preservar la fertilidad de una mujer antes de que un tratamiento médico pueda afectar su capacidad reproductiva son ventajas que hacen especular que esta técnica se irá extendiendo en el tiempo.

No hay una limitante en la edad de la mujer para vitrificar sus ovocitos, sin embargo, hay más probabilidades de éxito en mujeres menores de 30 años. Según lo indicado por los especialistas, la calidad de los óvulos son buenos si se congelan entre los 30 y 35 años y la calidad es razonable, si se congelan entre los 36 y 39 años. A partir de los 40 años, no se recomienda congelar óvulos, salvo algunas excepciones.

Hay que destacar que los embarazos logrados con ovocitos vitrificados no tienen más complicaciones que los embarazos normales. Asimismo, los niños nacidos a partir de estos embarazos, tampoco tienen más problemas de salud que los nacidos de embarazos espontáneos. Incluso, en mujeres mayores, la incidencia de abortos y cromosomopatías es menor si se comparan con gestantes de la misma edad, porque proceden de óvulos más jóvenes.

Durante todo el proceso, se realizan pruebas iniciales y seguimiento a nivel ginecológico. Cuando se ha decidido que se desea posponer el quedar embarazada, debe acudirse a los centros especializados en esta técnica para obtener las mayores garantías de éxito en la reproducción.