Bebés, Padres

Cuidados básicos del recién nacido

Los padres tienden a tener muchas inseguridades con un recién nacido en casa en cuanto a sus necesidades básicas. A continuación, te presentamos los cuidados más importantes que precisan los bebés.

Cuando llega un recién nacido a casa, comienzan las inseguridades de los padres en cuanto a sus cuidados. ¿Cómo cuidarlo para que esté saludable y se desarrolle en un ambiente idóneo?

Deporte

Cuidados básicos que debes proporcionar a tu recién nacido

1. Hábitos de sueño

Los recién nacidos tienen períodos de sueño muy irregulares, por eso, es muy importante seguir una rutina de sueño desde los primeros días. Se trata de intentar de que el bebé duerma siempre a las mismas horas para ayudarle a que siga un patrón de sueño.

Para ayudarle a dormir, puedes darle un baño relajante y luego alimentarlo o dar un paseo para inducirle el sueño. Para lograrlo, se debe intentar realizar todas estas actividades a la misma hora del día.

2. Postura correcta para dormir

Al momento de dormir, los pediatras recomiendan acostarlo boca arriba o en la posición de lado. Es importante que su colchón sea firme y que no tenga cerca objetos que pudieran dañarlo de alguna manera, como juguetes duros o peluches. Con los movimientos del bebé, estos objetos pudieran acercarse e impedir una correcta respiración.

3. Cólicos en el recién nacido

A partir de las 2 semanas y hasta los 4 meses, un bebé sano puede presentar llanto enérgico e irritabilidad. Generalmente, esta crisis se presenta después de la toma correspondiente, por la tarde o noche, y tiende a durar entre 2 a 3 horas, aproximadamente. A este malestar se le denomina ‘cólicos’, los cuales pueden tener varias causas, es decir, aún no hay certeza del porqué aparecen.

No hay tratamiento eficaz para calmar los cólicos en los bebés. A los padres se les recomienda tener paciencia hasta que el episodio culmine. Entre las recomendaciones para evitar los cólicos, está mantener la lactancia materna y evitar la lactancia artificial. Si no es posible darle leche materna, se aconseja tener regularidad de horarios en las ingestas de leche artificial, de modo que el recién nacido tenga un proceso de digestión y absorción.

También se aconseja que la toma sea de manera relajada e intentar que el bebé absorba la menor cantidad de aire posible. Después de la toma, se debe favorecer la expulsión de los gases, colocandolo en los hombros y dando pequeños golpecitos en la espalda. También se pueden dar masajes circulares en el abdomen o realizar movimientos circulares con sus piernas.

cuidados recien nacido

4. Las tomas

Es difícil precisar la cantidad de tomas necesarias para alimentar a un recién nacido. En principio, se recomienda que se le alimente a demanda. Cuando tienen pocas semanas de vida, tienden a dormir mucho y se despiertan cuando tienen hambre. Se recomienda que, al amamantarlo o al alimentarlo con leche artificial, si notamos que se aparta del pecho o del biberón, dejemos de alimentarlo porque esto se interpreta como una señal de que ya está satisfecho.

Lo mejor es que entre una toma y otra no se dejen pasar más de tres a cuatro horas, tanto por el día como por la noche.

5. Los cuidados en el baño

Se recomienda bañar al bebé a diario, sin importar que no se le haya caído el cordón umbilical. La temperatura del agua debe ser parecida a la temperatura del cuerpo, es decir entre 35 y 36 grados centígrados. Se debe usar un jabón neutro y solo una pequeña cantidad.

Hay que procurar que la temperatura de la habitación esté entre 22 y 24 grados. Se aconseja evitar las corrientes de aire para que la habitación no se enfríe y mantenga una temperatura cálida.

6. Higiene del cordón umbilical

Es muy importante mantener el cordón umbilical limpio hasta que se caiga naturalmente entre los 5 y 10 días después del nacimiento. Entre los protocolos recomendados en los hospitales, están:

  • Lavarlo con agua y jabón
  • Curar con clorhexidina
  • Lavarlo con suero fisiológico
  • Curar con alcohol de 70º

Se ha demostrado que todos los métodos anteriores son eficaces para evitar las infecciones y ninguno influye en los días de caída del mismo. Si por algún caso se observa mal olor, inflamación o secreción, es necesario consultar con el pediatra. Después de que el cordón se haya caído, hay que mantener la misma rutina de limpieza en el ombligo durante el baño diario.