Bienestar, Nutrición

¿Qué riesgos conlleva un bypass gástrico?

El bypass gástrico es una solución altamente efectiva que ayuda a vencer los problemas de obesidad.

El fin no es solo obtener una mejora en la estética, sino también mejorar la salud y la remisión parcial o total de parte de las enfermedades asociadas a la obesidad.. Los beneficios son claramente superiores a los riesgos.

Te explicamos en qué consiste esta intervención y los riesgos que conlleva un bypass gástrico.

¿Qué es un bypass gástrico?

La operación de bypass gástrico consiste en la eliminación de una parte significativa del estómago y otra del intestino delgado. La pequeña parte que queda del estómago se une directamente al intestino delgado, evitando la absorción de alimento en gran medida. Además, esta reducción hace que el paciente se sienta saciado mucho antes y que ingiera mucho menos alimento.

El cambio requiere que se modifiquen los malos hábitos arraigados. Por este motivo, es necesario que se realicen una serie de exámenes psicológicos y médicos previos. Si el paciente no está realmente preparado, el riesgo aumentará y será poco viable la operación.

Los riesgos de un bypass gástrico

Como vemos, no se trata de una operación sencilla, no está exenta de riesgos. En los peores casos, puede acarrear la muerte, aunque esa probabilidad se limita en el peor de los casos a tan solo un 0,30 % de las personas que han sido intervenidas.

Otro de los riesgos de un bypass gástrico es que surjan complicaciones durante el operatorio por hemorragias imprevistas o problemas con la anestesia. También pueden aparecer otros tras la operación, como las infecciones u otras reacciones adversas.

En algunas ocasiones ha ocurrido que no se ha logrado el objetivo y, a pesar de la operación y de ser constantes con las indicaciones para el posoperatorio, no se pierde peso, aunque dichas probabilidades disminuyen de forma muy significativa se se realiza un seguimiento multidisciplinar durante el tiempo que considere adecuado los especialistas que realizaran el seguimiento

En ocasiones y a medida que el paciente recupera la normalidad, puede que sufra náuseas, vómitos, diarreas, hernias, hipoglucemia, obstrucciones intestinales… Si esto ocurre, hay que acudir cuanto antes a urgencias para que puedan controlarlo y evitar que se produzcan males mayores.

Los beneficios del bypass gástrico

Pero no hay que tener una actitud negativa ante los riesgos de un bypass gástrico. Los casos de éxito son muy abundantes y pueden salvar muchas vidas. Lo más probable es que aquellos que sufren obesidad mórbida, padezcan una enfermedad coronaria o un cáncer que les lleve a una muerte prematura.

La calidad de vida de vida también mejora, ya que las actividades normales que antes no se podían realizar por sobrepeso, como caminar sin fatigarse, limpiar, ir de compras o vestirse, ahora se pueden recuperar.

La actitud también mejora tras la operación y se recupera. La autoestima crece cuando se ve como llegan los resultados. Se verán rápidamente siempre y cuando se sigan las recomendaciones del médico.

Medidas a tomar tras la operación de bypass gástrico

El médico junto con al resto de profesionales que realicen el seguimiento (fondamentalmente nutricionista y psicólogo) establecerá unas rutinas tras la operación y el periodo de reposo. Irá haciendo un seguimiento para ver los avances e irá marcando una dieta y una serie de ejercicios a seguir. La constancia es vital para obtener los mejores resultados.

Ten en cuenta los riesgos y beneficios del bypass gástrico. Consulta a un profesional para que te dé más detalles sobre las posibilidades de realizar la operación y los pros y contras que hay en tu caso particular.