Dietas, Nutrición

¿Por qué incorporar infusiones a tus dietas?

Hay sabores para todos los gustos, se pueden tomar a cualquier hora y todas son sanas. Sí, hablamos de las infusiones. Muchas veces olvidadas en las dietas y que en realidad son un recurso perfecto para sentirse mejor y para disfrutar de una bebida saludable. Por lo que incorporar infusiones a tus dietas será siempre un acierto.

Para comenzar con sus propiedades, aunque cada infusión tiene sus propios beneficios, no hay que olvidar que su base es el agua en el que las echamos. Por lo que incluir infusiones en tus dietas te ayudará también a mantener una correcta hidratación y aumentar el consumo de agua casi sin darte cuenta. Además son una buena forma de calmar la ansiedad entre comidas porque generan un efecto saciante que te hará olvidar el hambre.

Bruxismo y ATM

Diferentes infusiones para incluir en tu dieta

Existen multitud de infusiones, todas elaboradas con productos naturales que hacen que resulte muy fácil escoger la más acorde a los objetivos de tu dieta. Ya sean adelgazar, eliminar líquidos, facilitar la digestión…

El té es siempre uno de los favoritos por su exquisito sabor y su variado abanico de posibilidades. Por ejemplo, el té verde es ideal como antioxidante y drenante, mientras el té rojo acelera el metabolismo potenciando la quema de grasa. Por otro lado, el té rooibos (que no contiene teína) retrasa el envejecimiento. Además todos los tés son estimulantes, por lo que potencian el sentirse con energía.

Otra de las infusiones más populares es la manzanilla, que también es un complemento perfecto para las dietas porque ayuda a mejorar las digestiones. Pero entre la gente que está dieta, incluso en dietas de última hora, es muy común el consumo de cola de caballo, ya que es un buen apoyo diurético; y aunque su sabor es peculiar es fácil encontrarla mezclada con otras plantas en infusiones destinadas a mantener la línea.
Asimismo, la dieta puede cambiar el carácter, especialmente los primeros días, debido a la ansiedad que se genera ante no poder comer todo lo que se desearía. Por lo que incorporar otras infusiones como la tila o la valeriana puede ser un importante empujón para continuar con ella y sentirse mejor.

¿Cómo hacer la infusión perfecta?

Para extraer todas las propiedades de las infusiones es importante hacerlas de forma correcta. Para ello, hay que tener en cuenta que el agua solo ha de calentarse hasta que empiece a hervir, posteriormente echar la infusión (ya sea en bolsa o colocando las plantas en un  filtro) y después dejarla tapada durante los minutos que indique la etiqueta, ya que variarán según los ingredientes. Asimismo, es recomendable ingerirlo sin azúcar y en caso de añadir leche que sea desnatada o semi para evitar las grasas que esta contiene.