Dietas, Nutrición

Dietas detox, ¿por qué tu cuerpo no necesita desintoxicarse?

En los últimos años, las dietas detox se han alzado como una alternativa más a la pérdida de peso, pero nada más lejos de la realidad. Explicamos los peligros que encierran este tipo de dietas.

Hoy en día somos más conscientes de la importancia de la alimentación, así como del ejercicio y, en general, miramos más por la salud. De ahí la proliferación de productos y servicios dedicados a estos fines. Esto es una buena noticia, excepto por la parte en la que se crean productos o ideas que pueden poner en peligro la salud. Es el caso de las dietas detox.

Qué son las dietas detox

que-son-dietas-detox

El concepto no es nuevo. Se hizo popular a la hora de referirse a determinadas dietas que supuestamente “depuran” el organismo de las toxinas que absorbe a través de los alimentos, así como de las condiciones ambientales. Por eso, las dietas detox se basan en consumir principalmente frutas y verduras en forma de zumos o batidos durante un periodo determinado.

Además del argumento de “limpiar” el organismo, las dietas detox ganan adeptos, sobre todo, entre las personas que buscan dietas de última hora, porque es una forma rápida y sencilla de perder peso. Y es que, al consumirse alimentos licuados durante cierto tiempo, la mayor parte del peso que se pierde son líquidos, pero no grasas.

Sin embargo, entre las consecuencias de las dietas detox no solo encontramos el efecto rebote, sino algunos peligros que no cuentan algunas celebrities y firmas que promueven esta forma de alimentación.

Qué peligros y riesgos tienen las dietas detox

por-que-estan-de-moda-dietas-detox

Nutricionalmente, una dieta detox es una forma muy pobre de nutrir el organismo. Esto puede parecer paradójico, dado que los alimentos que se suelen utilizar son frutas y verduras (base de una alimentación sana), aunque en muchas dietas detox las protagonistas son las infusiones, los caldos y purés.

Ahora bien, las frutas y verduras se han de consumir de forma íntegra para aprovechar sus propiedades, es decir, no deberían pasar por la licuadora, ya que lo que se consume cuando se transforma la fruta en líquido es fructosa (azúcar), y en el caso de las verduras, agua. En definitiva, es así como se pierde la mayor parte de la fibra que contienen estos alimentos.

Además del exceso de azúcar, se prescinde de dos macronutrientes: las proteínas y las grasas. De ahí que recurrir a dietas detox durante largos periodos de tiempo puede generar una importante pérdida muscular, y si el individuo no realiza ejercicio físico, derivar en sarcopenia: pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza.

Otros síntomas que se han observado entre las personas que llevan a cabo este tipo de dietas durante un largo periodo de tiempo son mareos, náuseas y dolores de cabeza. En definitiva, el coste en concepto de salud es muy alto.

Por qué se ponen de moda

por-que-no-necesitas-dieta-detox

A muchas personas les invade cierto sentimiento de culpa después de fechas claves en las que es habitual excederse con la comida, como puede ser el verano o la Navidad. Ese malestar a la hora de subirse a la báscula o incluso el comprobar que la ropa empieza a quedar ajustada puede ser el último empujón para que alguien recurra a estos métodos para perder los kilos ganados.

También está el altavoz de las redes sociales, donde muchas personas con un gran número de seguidores promueven este tipo de alimentación bajo el argumento de que se trata de una dieta sana y segura. Y es que los efectos que mencionábamos antes puede que no aparezcan de forma inmediata, sino al mantener una dieta detox durante varios días o incluso semanas.

Por último, está el hecho de que aún hace falta más educación nutricional para identificar qué dietas son dañinas para la salud o para entender la importancia de la nutrición a la hora de evitar enfermedades. En este punto hace falta reseñar que, en lo que respecta a todas las dietas detox o “limpiadoras” o “purificadoras” se acepta una premisa errónea y es que el cuerpo no puede depurar por sí solo las toxinas que, efectivamente, consume a través de los alimentos. Los riñones son los que se encargan de este proceso, son los filtros del organismo y mientras se está sano, no hay necesidad de desintoxicarse de nada.

A pesar de que hoy en día podemos recurrir a un sinfín de fuentes para hacer este tipo de consultas, la nutrición es un campo donde, hoy por hoy, muchas voces se contradicen. A fin de cuentas, este desconocimiento contribuye a que se valoren este tipo de dietas como alternativas a una alimentación saludable para perder peso.

Por último, lo que mejor que se puede hacer es recurrir a un dietista-nutricionista o técnico en nutrición para que nos ayude a implantar hábitos de alimentación saludable, además de a perder grasa.

Fotos | iStock | Unsplash Milo McDowell / Kristina M M /Toa Heftiba, Dominik Martin