Nutrición

¿Cómo funciona el balón intragástrico para bajar de peso?

Así es como ayuda el balón intragástrico a perder peso durante y después del tratamiento.

Perder kilos para llegar y mantenernos en nuestro peso ideal es uno de los objetivos de muchas personas cada año; sin embargo, no siempre es tan fácil como ponernos a dieta y movernos un poco más. La obesidad es una enfermedad multifactorial en la que intervienen muchas causas de diverso origen: si bien en muchos casos una alimentación inadecuada es la responsable del aumento de peso no podemos olvidar otro tipo de factores como los genéticos o los hormonales que dificultan la pérdida de peso aun cuando hay una voluntad por parte del paciente.

Para ayudar al paciente en estos y otros casos se puede recurrir a los distintos métodos de cirugía bariátrica entre los que se encuentra el balón intragástrico, uno de los sistemas multidisciplinarios más utilizados a la hora de bajar de peso. Así es como funciona el balón intragástrico.

peso-saludable

¿Para quién es el balón intragástrico?

Balón intragástrico

 

El balón intragástrico como método de adelgazamiento se utiliza generalmente en tres tipos distintos de situaciones relacionadas con la obesidad y el sobrepeso. Siempre debemos escuchar el consejo de nuestro médico, que será quien nos indique si podemos beneficiarnos de las ventajas que nos ofrece este tipo de tratamiento.

  • Para personas con sobrepeso (sin llegar a un grado de obesidad) que necesiten perder más de 12 kilos con una dieta supervisada por un médico. El balón intragástrico actúa en este caso como ayuda para la pérdida de esos kilos y posterior reeducación nutricional.
  • Para personas que quieren evitar las complicaciones que derivan del sobrepeso y de la obesidad, como las patologías cardíacas o enfermedades metabólicas.
  • Para las personas que han fracasado en repetidas ocasiones con dietas tradicionales o que han recuperado rápidamente el peso después de perderlo.

El médico especialista es quien debe evaluar si el paciente es apto para este procedimiento, e informarle de que se trata de un tratamiento multidisciplinar en el que nutricionistas y psicólogos trabajan junto al paciente para reeducarle nutricionalmente y que el tratamiento tenga éxito.

¿En qué consiste la intervención del balón intragástrico?

Se trata de una intervención muy sencilla, ya que es muy poco invasiva y no requiere hospitalización: el balón se introduce por la boca endoscópicamente y se aloja en el estómago por un plazo máximo de seis meses, dependiendo este tiempo de la valoración de nuestro médico. Al colocarse en el estómago ocupa un cierto volumen y ayuda a provocar la sensación de saciedad sin necesidad de ingerir grandes cantidades de comida, lo cual ayuda a perder esos kilos que queremos eliminar. La sensación de saciedad generalmente llega al cerebro tras unos 20 minutos comiendo, pero a veces es difícil reconocerla: con el balón intragástrico esta sensación es mucho más notoria y nos ayuda a comer menos cantidad.

Pero el tratamiento con el balón intragástrico no se limita a la introducción del balón, sino que requiere un seguimiento exhaustivo por parte del médico especialista y un tratamiento conjunto con un dietista-nutricionista y un psicólogo. No se trata solo de perder los kilos que nos sobran gracias al balón intragástrico, sino a re-aprender a comer para que en el momento en que prescindamos de él evitemos el efecto rebote y no recuperemos los kilos perdidos en un tiempo récord. La idea es que aprendamos a comer de forma saludable eligiendo los alimentos de manera inteligente.

La importancia de la reeducación nutricional aun llevando un balón intragástrico

Balón intragástrico

 

Esta reeducación nutricional es muy importante, ya que es nuestro seguro de funcionamiento del balón de cara al futuro. Durante el tiempo que pasemos con el balón intragástrico en nuestro interior tendremos que modificar nuestra alimentación. Y no nos referimos a “ponernos a dieta” tal y como podemos entenderlo a nivel general, sino que hablamos de modificar nuestros hábitos alimenticios de cara al futuro.

Por supuesto, gracias al balón intragástrico necesitaremos mucha menos comida para sentirnos saciados, pero la clave del éxito de este tratamiento es que adquiramos estos nuevos buenos hábitos alimenticios y los mantengamos en el tiempo. El balón actúa así como una ayuda para perder los primeros kilos, para motivarnos y para acompañarnos durante los primeros meses de tratamiento frente al sobrepeso o la obesidad, que suelen ser los más duros.

A partir del quinto o sexto mes nuestro organismo comienza a reconocer el balón intragástrico como un estímulo falso frente a la saciedad y la pérdida de peso disminuye. En el caso del balón gástrico ajustable, este puede reajustarse y mantenerse en el estómago hasta un año.

¿Cómo mantener la pérdida de peso tras el balón intragástrico?

En la actualidad nos movemos en un ambiente obesogénico en el que los malos hábitos alimenticios y la poca educación nutricional hacen al individuo débil frente a los movimientos del marketing y de la industria. La educación nutricional es nuestro seguro de vida como consumidores frente a estos claims publicitarios que inundan los pasillos de los supermercados: es necesario que conozcamos qué es lo que compramos, lo que cocinamos y lo que comemos para poder alimentarnos de una forma mejor y no caer en problemas como el sobrepeso o enfermedades como la obesidad.

Esta reeducación nutricional que se realiza por expertos durante el tratamiento con el balón intragástrico se centra en crear nuevos hábitos alimenticios que nos lleven a comprar, cocinar y comer de manera inteligente, y también en desterrar los antiguos hábitos nocivos a base de la eliminación de mitos alimentarios. Solo un cambio de paradigma hacia una vida más sana que incluya una alimentación saludable y ejercicio físico regular puede protegernos frente a la obesidad y el sobrepeso, y siempre guiado por profesionales de la salud.