Deporte, Running

Canicross o cómo empezar a correr con tu perro

Una de las mejores maneras de disfrutar del deporte al aire libre es hacerlo en compañía, y nada mejor que practicarlo acompañados de nuestros mejores amigos: nuestras mascotas.

Desde Sanitas os proponemos compartir entrenamientos y competiciones con vuestros perros: una forma genial de pasar más tiempo con ellos a la vez que cuidamos de nuestra salud.

La salud es lo primero

Lo primero que debemos hacer antes de ponernos manos a la obra con un nuevo reto deportivo es pasar por las manos de nuestro médico para que nos haga un chequeo general: de esta forma sabremos que estamos sanos y preparados para afrontar los próximos entrenamientos. Además, la prueba de esfuerzo es necesaria también, pues nos servirá para asegurarnos de que nuestro organismo está listo para que le demandemos un esfuerzo regular.

Esto es aplicable también para nuestro perro: antes de salir a entrenar con él lo mejor es que consultemos con el veterinario para que nos asegure que no hay ningún problema. Además, debemos tener en cuenta el tipo de perro que tenemos, ya que algunas razas de perro, como las que tienen el hocico chato (carlinos, bulldogs franceses) pueden experimentar problemas con la respiración y con el esfuerzo. Los perros nórdicos y de caza, como los husky o los podencos, son ideales para compartir kilómetros.

deporte

En cuanto a la edad, aunque los perros no pueden competir hasta que han cumplido un año, sí que pueden comenzar a entrenar antes. La edad recomendada para empezar con los entrenamientos son los seis meses. No debemos olvidar que la carrera debe ser una actividad lúdica para nuestro perro: debe ser un momento de esparcimiento y diversión, no una obligación.

¿Qué necesito para empezar?

El canicross es una forma estupenda de compartir tiempo de calidad con tu mascota
El canicross es una forma estupenda de compartir tiempo de calidad con tu mascota

El equipamiento para canicross es específico y necesario para correr con seguridad, y podemos adquirirlo en tiendas físicas u on-line. Necesitaremos tres cosas de forma obligatoria:

  • Arnés de canicross para nuestro perro: puede ser un arnés largo, que cubre toda la espalda, o bien uno corto, que llega solo hasta la mitad (hay que tener en cuenta el tamaño de nuestro perro). El arnés está acolchado para evitar que nuestro perro se haga daño al tirar, y ninguna pieza de metal toma contacto con su piel para evitar posibles heridas. La función del arnés es distribuir el esfuerzo del perro por toda su columna cuando tira.
  • Línea de tiro: que une al corredor y al perro. Se trata de una correa especial, más larga de lo habitual (generalmente mide dos metros o dos metros y medio) y que tiene una parte elástica y otra firme. La parte elástica actúa como un amortiguador para que los tirones no nos hagan daño. Se engancha a través de mosquetones tanto al arnés del perro como al cinturón del corredor.
  • Cinturón lumbar para el corredor: que va conectado con un mosquetón a la línea de tiro. Se coloca directamente sobre la zona lumbar y está acolchado para que la fuerza del tirón del perro vaya directamente a nuestra zona media y se distribuya de forma uniforme por todo nuestro cuerpo.

Algunas nociones básicas sobre canicross

  • El perro siempre corre por delante del humano: aunque haya momentos en los que la línea de tiro no esté tensa, el perro siempre debe mantenerse por delante del corredor. El perro “tira” de nosotros, aunque debemos mantener su ritmo para no cansarle en exceso.
  • Debemos adecuar nuestro ritmo al del perro: tanto en entrenamientos como en carrera. No hay que forzar nunca a un perro a ir muy deprisa: somos nosotros los que debemos adaptarnos al ritmo de nuestra mascota.
  • Diseña tu ruta de forma inteligente: intenta correr por tierra o por montaña mejor que por asfalto. Recuerda que, a pesar de que tú lleves zapatillas, tu perro va “descalzo”, y el asfalto puede dañar sus almohadillas. Sigue caminos en los que puedas encontrar fuentes o ríos donde tu perro pueda beber y refrescarse.
  • La motivación del perro es esencial: tenemos que motivar a nuestro perro desde el momento en que empezamos a correr, y premiarlo con caricias o con comida cuando haga las cosas bien. La comunicación oral con nuestro perro será muy importante, ya que es la manera que tenemos de darle las órdenes oportunas en cada ocasión (“corre”, “para”, “más despacio”, “gira”). Además de las palabras, el tono de nuestra voz también es muy importante.
  • Los entrenamientos deben ser progresivos: aunque tú seas un corredor experimentado, el perro parte de cero, así que tendrás que realizar entrenamientos progresivos tanto en velocidad como en distancia. La distancia máxima que se suele correr en las carreras de canicross son entre 5 y 7 kilómetros, así que no hace falta hacer tiradas muy largas. ¡Recuerda que corres con tu mascota para divertirte!

Correr con tu perro es una de las mejores maneras de tener una relación cercana con tu mejor amigo y de disfrutar de tu tiempo libre con él, ¡aprovéchalo!